x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TRIBUNALES

El juicio a Torra puede precipitar el adelanto electoral

Si el presidente de la Generalitat es condenado, el factor Puigdemont jugará un papel clave en la decisión del anticipo

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, saluda a la gente que le esperaba a su salida del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, saluda a la gente que le esperaba a su salida del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

EFE
19/11/2019 a las 06:00
  • Barcelona. Colpisa
A+ A-

Quim Torra se sentó este lunes, 18 de noviembre, en el banquillo de los acusados el mismo día que cumplía año y medio como presidente de la Generalitat. La legislatura catalana no ha llegado ni al ecuador y hace tiempo que se da por amortizada, no solo por los grupos de la oposición, también desde las fuerzas soberanistas. El juicio celebrado hoy puede ser la puntilla para el mandato de Torra. El jefe del Ejecutivo catalán se enfrenta a una pena de 20 meses de inhabilitación, según la petición de la Fiscalía. El abogado del presidente, Gonzalo Boye, dijo en la previa de la vista oral que se espera una sentencia rápida, igual que la instrucción y el desarrollo del juicio, y que en poco menos de un mes podría conocerse la decisión del alto tribunal catalán.

Una condena del presidente de la Generalitat abriría de lleno el debate en el independentismo sobre el adelanto electoral. Su inhabilitación no le obligaría a abandonar el cargo de inmediato, ya que podría -y eso se espera que haga- recurrir el fallo ante el Tribunal Supremo, como hizo Artur Mas con su condena por organizar la consulta soberanista del 9-N de 2014. Lo que tarde el Supremo en resolver el recurso, y en consecuencia en convertir o no en firme la sentencia, marcará el futuro de Torra como jefe del Ejecutivo catalán. Fuentes republicanas señalan que si Torra es condenado las elecciones deberían ser inminentes. Aunque el dirigente nacionalista recurriría al Supremo, desde Esquerra señalan que no pueden estar esperando a que se dicte una sentencia firme para convocar elecciones. "La iniciativa tiene que ser nuestra, no de un tribunal", apuntan.

Las causas sin penas de cárcel suelen alargarse en el Supremo en torno a un año. Ese es el tiempo máximo que tendría Torra para llamar a los catalanes a las urnas. Aunque se antoja mucho, pues el propio presidente de la Generalitat admitió la semana pasada en Catalunya Ràdio que se siente poco apoyado en el Ejecutivo.

Los presupuestos de la Generalitat serán el primer momento crítico. En ERC llevan tiempo avisando de que este Gobierno no puede seguir con las cuentas prorrogadas por tercer año consecutivo. En esta variable, en cualquier caso, podría cruzarse también la investidura de Pedro Sánchez.

En la partida juega también un papel clave la cuestión de la euroorden contra Carles Puigdemont y la decisión del Tribunal de Luxemburgo sobre la inmunidad de Oriol Junqueras y por extensión del expresidente de la Generalitat. Serán decisivas porque Puigdemont, si todas las decisiones judiciales le fueran favorables, podría ser propuesto para ser investido presidente de la Generalitat (Torra lo situó como uno de los objetivos de su mandato y lo ha reiterado cada vez que se le ha preguntado). Pero si Bélgica permite que Puigdemont sea entregado a las autoridades españolas, JxCat verá la oportunidad de oro de volver a proponerlo como aspirante a la Presidencia de la Generalitat. Y cuando se ha presentado como aspirante, le ha ganado siempre a ERC y ese es un acicate para los postconvergentes. Esa es su baza y el temor de los republicanos, que quieren dar el 'sorpasso' definitivo.

SESIÇON DE INVESTIDURA

Según la ley de la Presidencia de la Generalitat, en el supuesto de que el jefe del Ejecutivo catalán fuera inhabilitado por sentencia firme, sería sustituido por el vicepresidente. En este caso Pere Aragonès, de Esquerra, que ocuparía el cargo de forma interina. Pero con la única misión de convocar un pleno de investidura para un nuevo presidente. No están las relaciones entre JxCat y ERC para afrontar un debate de este calibre. Además, necesitarían el aval de la CUP. Si la Cámara catalana no fuera capaz de elegir a un nuevo gobernante, se disolvería el Parlament y se convocarían nuevas elecciones.

Te puede interesar

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra