Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Desafío secesionista

La diferencia entre 'activar' y 'aplicar' el artículo 155

La aplicación de la disposición constitucional requiere un trámite complejo que puede demorarse más de cinco días

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa en Telde.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
EFE
  • Colpisa. Madrid
Actualizada 11/10/2017 a las 14:03

El artículo 155 de la Constitución siempre ha sido considerado como el último recurso. De hecho, representantes de los partidos nacionales admiten que durante mucho tiempo este artículo ha sido "demonizado", una bicha que entre los nacionalistas se mentaba para imputar al Gobierno central pretensiones recentralizadoras. Pero el proceso de independencia de Cataluña liderado por Carles Puigdemont ha convertido en más real que nunca la posibilidad de implementarlo por primera vez en la democracia. Curiosamente, solo una vez estuvo el 155 tan cerca de ser aplicado. En 1989, el Gobierno de Felipe González envió un requerimiento a Canarias para que aplicara el desarme arancelario establecido en el Tratado de Adhesión a la Comunidad Europea. Bastó con el primer paso de un proceso mucho más complejo.


¿Qué dice el artículo 155? El artículo 155 de la Constitución faculta al Gobierno a "adoptar las medidas necesarias para obligar" a una comunidad autónoma al "cumplimiento forzoso" de sus obligaciones legales. Pensado para situaciones extremas, esta medida de "coacción federal", como la denominan los constitucionalistas, implica, entre otras medidas, una intervención parcial o total de la autonomía y hasta ahora no se ha utilizado.

 

Pero, ¿cuál es la diferencia entre activarlo y aplicarlo?

El presidente del Gobierno ya ha dado el paso de activarlo una vez que convocó para este miércoles por la mañana un Consejo de Ministros extraordinario tras el discurso de Puigdemont de ayer ante el Pleno del Parlament. Según contempla el artículo 155 entre los los siguientes pasos, de este Consejo de Ministros sale un "requerimiento" al presidente de la comunidad autónoma en cuestión, en este caso Carles Puigdemont, para que cumpla con sus obligaciones legales. Y se le da un plazo para responder a la petición del Ejecutivo, un plazo que podría ser de unas horas o días.


La respuesta de Puigdemont

El presidente de la Generalitat puede atender el requerimiento del Gobierno y en ese caso, quedaría desactivado el 155. Pero si, como parece evidente, Puigdemont rechaza el requerimiento, el Ejecutivo central seguiría con los pasos previstos.


Segundo Consejo de Ministros

El siguiente sería la convocatoria de un segundo Consejo de Ministros extraordinario que aprobaría formalmente la aplicación del 155 y remitiría al Senado un escrito que confirma que se ha realizado el requerimiento al presidente autonómico y que concreta las medidas que pretende aplicar y su alcance.

 

Dos pasos en la Cámara alta

A su vez, el paso por la Cámara alta requeriría dos etapas. La primera: la Mesa del Senado remite a la Comisión General de Comunidades Autónomas el escrito del Gobierno para que el presidente de la comunidad autónoma envía los antecedentes y alegaciones que considere oportunas y que designe a la persona que asuma la representación de la autonomía. La Comisión, tras escuchar también al presidente autonómico, hará público un dictamen razonado en el que argumentará si se debe proceder a la aprobación del Gobierno central, un dictamen en el que podrá incluir sus propias precisiones. Posteriormente, el pleno del Senado debe votar, y aprobar por mayoría absoluta este escrito.


La vertiente judicial

En teoría, todas las fases anteriores podrían concluirse en cinco días. Pero existe una variable que podría prolongar los plazos: que alguna de las partes, probablemente el Gobierno autonómico, eleve al Tribunal Constitucional todo el proceso como "un conflicto de competencias entre el Estado y la Comunidad Autónoma". O también que la comunidad autónoma presente un recurso contencioso-administrativo, o alguno de sus ciudadanos presente un recurso de amparo si consideran que los actos del Gobierno pueden infringir las leyes.


EL 116, OTRA BALA EN LA RECÁMARA

Su apelación no tiene tantas connotaciones como el 155, pero el artículo 116 de la Constitución es otra bala en la recámara del Gobierno. El 116 regula los supuestos de estados de alarma, excepción y sitio, que suponen la suspensión temporal de derechos fundamentales e incluso, en el caso más extremo, la entrada en escena del Ejército. Así ocurrió en la única vez en la historia de la democracia en que fue aplicado: en la huelga de controladores aéreos diciembre de 2010 por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.
 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE