Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pandemia

China levanta todas sus restricciones mientras se agudiza la epidemia de covid

Xi Jinping dejó claro este lunes que toca dar un giro de 180 grados a su estrategia

Ampliar aeropuerto xiamen pekín
Pasajeros se dirigen por las pistas al avión que les llevará desde del aeropuerto de Xiamen a PekínEFE
Actualizado el 27/12/2022 a las 07:30
Tres años después de estallar la pandemia en Wuhan y convertida nuevamente estos días en el epicentro global de la covid por el aumento explosivo de casos de las últimas semanas, China ha decidido abrirse al mundo. Sus fronteras estarán de par en par desde el 8 de enero para los visitantes extranjeros, que ya no deberán pasar la cuarentena obligatoria. Bastará con presentar un test negativo reciente al ingresar al país, que era el único del mundo que todavía exigía un confinamiento de 5 días en unas instalaciones públicas (de pago), a los que le seguían otros 3 de observación en el domicilio.
La medida, de la que se hizo eco ayer el diario South China Morning Post citando hasta tres fuentes oficiales, va en la misma dirección que las ya emprendidas este mes por el régimen de Pekín, cuando, sin previo aviso, puso fin a la mayoría de las restricciones de política de ‘cero covid’. Las autoridades, presionadas por un fuerte descontento popular que desembocó en las mayores protestas desde la masacre de Tiananmen, en 1989, argumentaron que las nuevas variantes de covid detectadas no eran ya tan letales y, en cambio, eran mucho más perjudiciales los efectos en el ánimo de la población y, sobre todo, en la economía nacional, cuya tasa de crecimiento es la más baja en casi medio siglo.
Con lo que seguramente no contaba el Gobierno era con el efecto bumerán que ha generado la relajación de las medidas. No en vano, el gigante asiático se encuentra ante una oleada de casos sin precedentes, que ha colapsado hospitales, morgues, crematorios y ha dejado desabastecidas de medicamentos a las farmacias.
La situación no se prevé que vaya a mejorar a corto plazo. Al contrario. Las autoridades temen una avalancha de nuevas infecciones con motivo del Año Nuevo chino, para el que, según el Ministerio de Transporte, se esperan 3.000 millones de desplazamientos entre el 10 de enero y el 3 de marzo.
A pesar de ese panorama, el régimen parece haber abandonado por completo su política de intentar erradicar el virus con confinamientos masivos, como el aislamiento que soportaron dos meses los 25 millones de habitantes de Shanghái. Ahora, como el resto de países occidentales, las autoridades pretenden tratar la covid como una enfermedad endémica con la que hay que convivir.
La gran diferencia con buena parte del mundo y que explica la oleada de positivos y la alta letalidad es que la mayoría de su población, de 1.400 millones de habitantes, no han recibido la pauta completa de vacunación.
"El gran error en China fue que no había conciencia de vacunación entre la población, especialmente entre los ancianos", afirmó este lunes Christian Drosten, jefe de virología del hospital Charité de Berlín, en una entrevista en el diario alemán Tagesspiegel. Según su razonamiento, la llegada de turistas al gigante asiático en pleno azote del coronavirus no se presume que desencadene una nueva pandemia. "En mi opinión, la pandemia ha terminado", sostiene este experto, para quien la situación sanitaria solo podría descontrolarse en el planeta si se da una nueva mutación del virus, algo que ve "bastante improbable".
PRESIÓN SANITARIA
Mientras se espera a partir de enero un boom de vuelos comerciales rumbo a China tras el fin de tres años de duras restricciones que darán un balón de oxígeno a su economía, el régimen de Pekín deberá pelear en el terreno con un volumen de infecciones nunca visto. No en vano, tan solo las autoridades de Zhejiang, una gran provincia industrial próxima a Shanghái con una población de 65,4 millones, informaron el domingo de que estaban luchando contra alrededor de un millón de nuevos casos diarios, un número que se estima que se duplique a lo largo de las próximas jornadas.
Según los medios estatales, el sistema de salud del país está bajo una enorme presión. Hasta el punto de que se pide al personal contagiado que trabaje mientras se vuelve a contratar a sanitarios jubilados para asistir a los enfermos, cuya cifra exacta se desconoce ya que los infectados ahora se hacen los test en casa y raramente informan de los resultados. A ello se añaden las dudas que generan las cifras aportadas por la Comisión Nacional de Sanidad, para la cual solo se habrían registrado seis muertes desde que se levantaron las restricciones, en claro contraste con las imágenes y testimonios que han trascendido estos días. El organismo, además, anunció el domingo que dejará de publicar los casos diarios.
Ante la que se augura como una crisis sanitaria de consecuencias impredecibles, el presidente chino, Xi Jinping, animó este lunes a una “movilización masiva” para reforzar la concienciación. En su primera declaración tras poner fin al ‘cero covid’, Xi dejó claro que el gigante asiático se encuentra en una etapa diferente y toca dar un giro de 180 grados a su estrategia. “La prevención y el control de la epidemia del coronavirus se enfrenta en nuestro país a nuevas situaciones y nuevas tareas”, insistió.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora