Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

VATICANO

El Papa retomará parte de su agenda pública en agosto

El papa Francisco ha estado recuperándose de la operación a la que fue sometido a principios de julio

El papa Francisco reaparece tras su operación.
El papa Francisco, en su reaparición tras la operaciónEFE/ Archivo
  • Europa Press. Roma
Actualizado el 31/07/2021 a las 11:20
El Papa retomará este mes de agosto parte de su agenda pública que fue suspendida en julio por el descanso estival y porque se ha estado recuperando de una intervención quirúrgica. Francisco, 84 años, fue operado por un problema en el colon a principios de julio.
De este modo, en agosto volverá a presidir las audiencias generales de los miércoles en las que suele despejar varios temas de catequesis ante grupos de fieles. Estos encuentros se desarrollan normalmente en la plaza de San Pedro del Vaticano o en el amplía Aula De Pablo VI pero, debido a las restricciones impuestas por la pandemia, se trasladaron al patio de San Dámaso, de mucha menor capacidad.
Francisco fue dado de alta el pasado 14 de julio tras haber estado diez días hospitalizado en el hospital Policlínico Gemelli de Roma. Estaba previsto que presidiese el 25 de julio una misa en la basílica de San Pedro del Vaticano, con ocasión de la Jornada Mundial de los Abuelos. Sin embargo, sus médicos se lo desaconsejaron para darle tiempo a recuperarse completamente de la operación, según informó el Vaticano.
La intervención quirúrgica por un problema en el colon debido a una diverticulitis grave estaba programada desde hacía tiempo, según confirmó el Vaticano, y coincidió con el mes en el que el Papa suele reducir su agenda de citas públicas.
Una de las últimas citas que presidió en el mes de julio fue la Jornada de oración dedicada a la paz en el Líbano en el Vaticano, a la que asistieron todos los líderes religiosos cristianos de ese país. De momento no hay ninguna confirmación oficial pero, tal y como anunció en su discurso conclusivo a este evento, su intención es visitar el Líbano. Así lo expresó también en una audiencia privada en el Vaticano con el primer ministro designado de Líbano, Saad Hariri.
Otros de los viajes que están sobre la mesa es Glasgow (Escocia) donde en noviembre tendrá lugar la cumbre mundial sobre el clima, uno de los temas más importantes abordados en su encíclica "Laudato si". Por ahora, el único viaje confirmado en su agenda internacional es el que realizará del 12 al 15 de septiembre a Eslovaquia para visitar las ciudades de Bratislava, Presov, kosice y Sastin. Según informó él mismo, también concelebrará la mesa final del Congreso Eucarístico Internacional que tendrá lugar en Budapest. 
UN VERANO EN LA CASA DE SANTA MARTA
En julio, el pontífice cancela las audiencias de los miércoles y tampoco recibe a jefes de Estado o de Gobierno en el Vaticano o a grupos eclesiales o sociales, si bien continúa con ciertas actividades laborales como la lectura y la revisión de textos con un ritmo más pausado.
A sus 84 años, Jorge Mario Bergoglio conserva algunas de las costumbres de cuando era cardenal en Buenos Aires y no hace las maletas para irse a descansar --como sí hacían sus predecesores- sino que sólo reduce la carga de su agenda.
Desde que fue elegido pontífice, Francisco ha renunciado a pasar los meses de julio y agosto en la imponente villa pontificia de Castel Gandolfo, un palacio fortificado del siglo XVII, a orillas del Lago Albano, para permanecer todo el verano en la habitación 201 del segundo piso de Casa Santa Marta, donde reside habitualmente.
De hecho, el complejo estival pontificio (situado a unos 40 kilómetros de la capital italiana) fue transformado en un museo para los turistas, aunque sólo están abiertas al público unas cuantas salas que albergan vitrinas con los ornamentos litúrgicos pertenecientes a anteriores pontífices, así como sus retratos.
Desde que empezó su papado, Francisco sólo había sido operado de cataratas en diciembre de 2019. En aquella ocasión, se trató de una simple intervención en la vista, de rutina, realizada con láser, que no hizo que el Papa tuviera que ser ingresado más allá de unas pocas horas que no influyó en su agenda.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones