Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Epidemia de coronavirus

Boris Johnson es trasladado a la UCI al empeorar su salud

El estado del primer ministro británico se agrava después de ser hospitalizado en la noche del domingo debido al coronavirus y se genera un vacío de poder

El primer ministro británico, Boris Johnson, en la presentación oficial del manifiesto del partido en West Midlands.
El primer ministro británico, Boris Johnson, en la presentación oficial del manifiesto del partido en West Midlands.
EFE
  • Colpisa
07/04/2020

El primer ministro británico, Boris Johnson, fue ingresado este lunes por la noche en la unidad de cuidados intensivos del hospital St. Thomas, en Londres, tras el empeoramiento registrado en su salud como consecuencia del coronavirus. El polìtico arrastraba desde hace días la infección en su domicilio hasta que en la noche del domingo fue conducido al centro sanitario. A lo largo de la jornada, sus portavoces y miembros del gabinete insistieron en que seguía gobernando la situación crítica de Reino Unido desde una cama de hospital. Portavoces de Downing Street afirmaron que su estado se agravó durante la tarde, que se encuentra consciente y que fue trasladado a la UCI por precaución, en el caso de que necesite respiración asistida. Las muestras de simpatía hacia Johnson son múltiples tras conocerse la noticia e incluyen a los líderes de la oposición y los presidentes de España, Pedro Sánchez, y Francia, Emmanuel Macron.


El gabinete recibió la noticia de su secretario, Mark Sedwill, el más alto funcionario de la Administración. Aunque la cesión de poderes al ministro de Exteriores, Dominic Raab, se ha presentado como temporal para "cuando sea necesario", parece evidente que se ha creado un vacío que éste tendrá que llenar. El ministro señaló el lunes por la noche que hay un espíritu de equipo de una "fuerza increíble" en torno a Johnson y aseguró que "implementaremos tan pronto como sea posible todos los planes que nos ha instruido". En los últimos días, los medios han descrito tensiones entre ministerios; en particular, entre los de Hacienda y Sanidad.


Johnson quedó ingresado en la noche del domingo, a petición de su médico, porque aún sufría síntomas de COVID-19 tras diez días de aislamiento. Sus portavoces explicaron que la decisión fue tomada "por precaución" y que se encontraba "de buen ánimo". El ministro de Exteriores, Dominic Raab, que presidió por la mañana el comité que coordina las acciones del Gobierno ante la epidemia de coronavirus, reconoció a las cinco y media de la tarde que la última vez que habló con Johnson fue el sábado.


Sus portavoces anunciaron la hospitalización del primer ministro "para someterse a test rutinarios" una hora después de que los medios emitiesen un mensaje de Isabel II a los británicos. Se puntualizaba que el ingreso en el hospital de St. Thomas, en la ribera opuesta del Támesis, no había sido por una urgencia. Fue decidido por los médicos del servicio público que le atienden. El ministro de Sanidad, Matt Hancock; uno de los principales asesores de Johnson, Dominic Cummings, y el jefe de asesoramiento médico del Gobierno, Chris Witty, también contrajeron el virus. Hancock y Witty ya se han recuperado plenamente. La prometida del primer ministro, Carrie Symonds, que está embarazada y no ha residido este tiempo en el mismo apartamento, lleva siete días en cama con síntomas, aunque se recupera. La obesidad -mide 1,75 metros y en diciembre pesaba unos 105 kilos- es el único aparente factor de riesgo de Johnson, de 55 años, que no ha logrado librarse de una fiebre alta. Su imagen en los vídeos que emitió desde su residencia la pasada semana, cuando su Gobierno recibía fuertes críticas, le presentan con rostro quizás congestionado. Colaboradores que han conversado con él dicen que tosía a menudo.


El balance de lo conocido sobre el tratamiento de COVID-19, según el análisis de Josep María Miró para la Fundación Lucha contra el Sida, es que se recomienda una intervención rápida con antivirales tras detectarse la gran infección y de nuevo la actuación rápida con antiinflamatorios, en el inicio de la segunda semana, si persisten los síntomas.

Gobernar desde el hospital

Raab y Whitty tuvieron que esquivar la pregunta persistente de los medios británicos sobre la anomalía de la situación, en la rueda de prensa diaria justo después del ingreso del domingo. ¿No sería mejor que el primer ministro descansase? ¿No sería el reposo la primera recomendación de un médico a un paciente que padece los síntomas de COVID-19? Whitty, médico, afirmó que en su experiencia hay pacientes que pueden trabajar desde el hospital. Los precedentes de primeros ministros conservadores que se empeñan en gobernar cuando padecen enfermedades no son buenos. Anthony Eden sufrió problemas constantes de salud y guió al país a una invasión encubierta de Egipto, junto a Israel y Francia, que desembocó en el desastre de Suez en 1956. Aquel episodio, que se comparó con el 'brexit' en los agrios debates de los dos últimos años, provocó un sentimiento de decadencia británica.

 

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra