Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Centenario a contraluz

  • José Javier Villafranca Urzáiz
Publicado el 02/08/2022 a las 08:13
Como ya se sabe, la Plaza de Toros de Pamplona ha cumplido 100 años. Fue inaugurada el 7 de julio de 1922 y la construyó la Casa de Misericordia en terrenos cedidos por el Ayuntamiento de Pamplona gratuitamente y a perpetuidad. Desde entonces ha tenido diversas reformas, las más importantes destinadas a incrementar el aforo pero no a modernizar las instalaciones. Por eso ahora es momento de reflexionar sobre el porvenir de un inmueble anticuado, incómodo y de limitada rentabilidad social, pues está en desuso casi todo el año al haberse concebido sólo para unos festejos taurinos que fuera de Sanfermines cuentan con escasos seguidores.
De ahí que algunos no podamos olvidar, ni dejar de lamentar, la ocasión perdida por los primeros responsables: Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Pamplona, antes de construirse el pabellón Navarra Arena (2009), para haber acometido con perspectiva histórica y sentido práctico la construcción de un equipamiento polivalente que integrara la Plaza de Toros, el polideportivo de Navarra, el Museo de los Sanfermines y otros posibles usos como centro cultural, comercial y de ocio, con la Casa de Misericordia como cooperador necesario, naturalmente. Un ambicioso proyecto que viniera a remodelar urbanísticamente toda la zona y que arquitectónica y funcionalmente constituyera un referente singular de Pamplona y un gran atractivo turístico para la ciudad, comparable al efecto Guggenheim, o efecto Bilbao, tan anhelado por muchas ciudades con menos posibilidades que Pamplona.
Incluso, medio en broma medio en serio, esa extraordinaria actuación habría permitido defendernos mejor de una hipotética -y nada desdeñable- reconversión taurina de Pamplona en el futuro, si continúa su progresión la sensibilidad de la sociedad en el respeto a los animales, el desapego de la juventud hacia los toros como espectáculo y la presión proteccionista de los ecologistas europeos... Y, quien sabe, si con San Fermín también cambiando de bando, harto de proteger siempre a los mismos para trasladar su amparo a las otras criaturas de Dios: los toros, protagonistas esenciales de la fiesta.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE