Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Una decisión equivocada

  • Paula Murillo Álvarez
  • alumna de 3ºESO en Santa María La Real
Publicado el 16/05/2022 a las 07:50
Estos últimos meses los alumnos de secundaria hemos estado inquietos por las nuevas reformas del sistema educativo. Además de eliminar la evaluación extraordinaria, la nueva ley educativa (LOMLOE) ha hecho que se alargue la tercera evaluación, es decir, que tengamos que invertir más horas estudiando. ¿Qué vamos a hacer los alumnos? ¿Seremos capaces de aguantar sin venirnos abajo? Cuando me enteré de esta noticia, me sentí frustrada y triste. Creo que yo no fui la única. Todos los alumnos perseverantes que durante el curso nos hemos esforzado por obtener los mejores resultados, deseábamos acabar con el año escolar cuanto antes. Es cierto que la evaluación solo se ha alargado una semana; sin embargo, esta estará llena de exámenes y acompañada de estrés y agobio. Además, con la llegada del buen tiempo, no nos apetecerá permanecer recluidos en nuestras habitaciones mientras vemos que los radiantes rayos de sol entran por nuestra ventana.
A su vez, lo más probable es que todos estos cambios no consigan el fin que se persigue. Considero que a una persona que necesite dedicar más trabajo al estudio tampoco le va a beneficiar alargar una semana el curso porque, al fin y al cabo, siete días más no son suficientes para el objetivo que se pretende, que no es otro que evitar la repetición. En España cada año va en aumento el número de escolares que no proporcionan y, actualmente, se calcula que el 28,7% de los alumnos de 15 años no han superado la evaluación final. Seguramente los exámenes extraordinarios no se hubieran eliminado y, con ello, el tercer trimestre no se hubiese prolongado de establecerse otras medidas como, por ejemplo, la implementación de modelos de aprendizaje más colaborativos que nos enseñen a trabajar juntos para alcanzar metas comunes.
Por todo ello, propongo que los gobiernos y centros educativos revisen de nuevo la reforma y se replanteen la decisión. Se debería premiar el trabajo y el esfuerzo conjunto con el descanso. Como decía John Steinbeck “El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”. Ojalá algún día la sociedad sea consciente del significado de esta frase y empiece a valorar la importancia de relajarse.
Paula Murillo Álvarez, alumna de 3ºESO en Santa María La Real
volver arriba

Activar Notificaciones