Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Políticas y subvenciones

  • Teresa Ferrer Gimeno
Publicado el 16/10/2021 a las 09:42
Me preocupa un país que ya no reconozco, un país donde los jóvenes no pueden permitirse, por mucha formación de la que dispongan, acceder a un piso o independizarse. Un país donde los jóvenes son, en su mayoría, mileuristas y eventuales, por mucha formación de la que dispongan y no pueden acceder al precio de un alquiler o asumir facturas como la de la luz, debiendo permanecer con los padres muchos años y viendo mermadas sus ilusiones. Un país donde se pretende atajar o acallar este problema haciendo una generación de subvencionados, sin ver más allá. Sin ver, por ejemplo, que los sanitarios están alertando sobre el problema del suicidio, primera causa ya de muerte no natural, un mal evitable con políticas adecuadas y muy asociado con las crisis y falta de soluciones. Un país, donde la brecha salarial entre los jóvenes y los veteranos se duplica y la desigualdad se extiende en las empresas, con dobles escalas salariales y rotaciones masivas de jóvenes eventuales. Sin embargo, todo esto parece no reflejarse en planes de solución específicos, más allá de considerar que si existe ese problema, se subvenciona una parte del alquiler y arreglado. ¿De verdad es esa la solución?, ¿hay soluciones fáciles a problemas complejos? ¿Qué se puede esperar de un país donde los jóvenes, desde los veinte años, pueden ya generar una mentalidad de subvenciones porque no pueden optar a otra alternativa?, me parece una pena. La generación anterior y la anterior, con esfuerzo, eso sí, accedimos a trabajo y vivienda, de una manera u otra y no pensábamos que iba a venir el Estado a solucionarnos el problema, pero ahora no, no se va a la raíz del tema, al elevado paro juvenil que está colapsando o alejando allende de las fronteras a muchos de nuestros jóvenes, que deberían estar disfrutando de lo mejor de su vida, dando valor añadido a nuestro país y con todas sus ilusiones en marcha. No se investiga porque en otros países europeos no hay estas tasas de paro, las causas de la precariedad de sus contratos, las deficientes condiciones económicas que hacen pensar que casi no merece la pena trabajar, como decía un representante de los jóvenes hace poco, lo que pagan las empresas a un empleado joven con formación e idiomas u otras capacidades profesionales. No se habla del aumento de las adicciones como evasión o de sus problemas de salud mental. No parece que todo ello vaya a solucionarse repartiendo subvenciones.
Es más complejo que abrir la caja del Estado y sacar unos cuantos cheques. Señores gobernantes, alguna vez fueron jóvenes, pero me temo que ni se acuerdan ni lo piensan, si no serían más exquisitos con las propuestas de solución, si es que no tienen otros fines maniqueos. Hagan algo de verdad y defiendan a nuestros jóvenes ya, son el futuro y no pueden esperar más.
volver arriba

Activar Notificaciones