Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Foces de Lumbier y Arbayún. Cañones feroces

En mucho tiempo sólo el discurrir de las almadías, las pisadas de carboneros y algún que otro furtivo y el resuello de un tren eléctrico han alterado la paz de unos parajes tan espectaculares como indómitos

Actualizada Sábado, 7 de marzo de 2009 - 01:40 h.
  • ÍÑIGO SALVOCH . LUMBIER

AÚN no tenían nombre montañas ni alimañas cuando las aguas de los ríos ya tallaban los roquedos calizos de las foces de Arbayún y Lumbier. Una labor constante durante millones de años que se ha plasmado en unas gargantas de naturaleza espectacular y muy feroz. En Arbayún, a lo largo de seis kilómetros, las aguas del río Salazar se abren paso por entre paredes verticales de casi doscientos metros de desnivel.

La angostura de sus entradas ha preservado la belleza del paisaje a la huella humana -y por eso las vistas siguen siendo hoy impresionantes desde el mirador ubicado en el antiguo puerto de Iso- . Abandonada la explotación carbonera y la presión cinegética de los furtivos de otras décadas, la fauna y flora de las foces recuperan su ecosistema natural. En el primer tramo de la foz, las paredes llegan hasta el cauce, mientras que foz adentro descansan sobre un talud inclinado. La vegetación crece a sus anchas en las profundidades, surgiendo a veces de la misma roca; en las laderas soleadas crece la carrasca, quejigos y enebros, y en las umbrías aparecen hayas, robles, pinos y fresnos. En cuanto a la fauna, la foz de Arbayún alberga una de las mayores colonias de buitre leonado del mundo (250 parejas) pero en sus cielos aún vuela el quebrantahuesos y otras aves como el águila real, alimoche o búho real. Hay tal abundancia y diversidad de aves en estos roquedos que son un auténtico paraíso para los ornitólogos. No existen paseos que accedan al interior de la foz. Desde Usún (Romanzado) parte una senda local que bordea la reserva natural.

Lumbier, tren y diablo

La foz de Lumbier ha sido labrada por las aguas del río Irati. De recorrido más corto, poco más de un kilómetro, su morfología resulta igualmente atractiva. La huella del hombre es más patente en esta foz, que en 1911 fue perforada con dos pequeños túneles para que el primer tren eléctrico del país, el Irati, hiciera el recorrido entre Sangüesa y Pamplona. Ya en 1955 el tren dejó de prestar su servicio y hoy el camino por el que discurrían sus vías sirve al viajero para recorrer el interior de la foz. Al igual que en Arbayún, la colonia de buitres leonados es importante entre sus cornisas. Asimismo, las aguas del río viven la recuperación de algunas poblaciones, como la de nutrias.

Para visitar la foz es recomendable hacer una aproximación informativa al centro de interpretación de las foces, ubicado en Lumbier. Luego, en el acceso desde esta localidad a la foz existe un aparcamiento en el que se puede iniciar el paseo por el interior, sin olvidar la espectacular vista que desde la villa romana de Liédena se obtiene del Irati abriéndose paso bajo el derruido puente del diablo. Humano o diabólico, el remate a esta maravilla natural se encargaría de volarlo Espoz y Mina en la guerra de Independencia.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Las aguas verdes del Irati hablan del deshielo del Pirineo y de primavera bajo el derruido arco del puente del diablo en la Foz de Lumbier. J.A.GOÑI

El túnel horadado en la roca para el paso del tren Irati es hoy puerta del caminante a la foz. GOÑI

La foz de Arbayun recorrida en sus entrañas por el curso del río Salazar. JOSÉ ANTONIO GOÑI

Eduardo Primo, con un telescopio para la observación de aves. GOÑI

Un buitre leonado en el roquedo de la foz. GOÑI


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra