Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
UNAS PUERTAS QUE SE CIERRAN... IGNACIO GUIBERT LÓPEZ MUEBLES GUIBERT

Casi un siglo en que se ha pasado de los colchones de borra a la decoración

Actualizada Viernes, 23 de enero de 2009 - 03:59 h.
  • R. ARAMENDÍA . ESTELLA

Casi un siglo llegará a cumplir Muebles Guibert en Estella. El negocio tiene ahora 97 años y su actual propietario, Ignacio Guibert López, de 61 años, lo cerrará una vez concluya la liquidación del stock. "Soy la tercera y última generación", certifica. Fue en 1912 cuando su abuelo Ignacio Guibert Arsuaga abrió la tienda de muebles, aunque al otro lado de la calle. "Eran tiempos totalmente distintos, porque no se vendía mobiliario como tal, sino sillones de mimbre, sillas y, sobre todo, colchones de borra. Entonces no había ni sofás", rememora Guibert. Como prueba, muestra una factura de 1919: "dos mantas y un colchón de borra, total, dieciséis pesetas". Ahí es nada.

Después de la construcción del actual edificio la tienda cruzó la calle y desde mediados de los años 40 se hizo cargo José Luis Guibert Tello, hasta que a primeros de los 70 pasó a Ignacio Guibert, que lo ha regentado desde entonces con ayuda de su mujer María Asun Bayona Adrián.

Ahora no habrá un cuarto miembro en la línea de sucesión familiar. Ese es principalmente el motivo por el que desaparece una de las tiendas más antiguas de Estella. Ninguno de sus hijos, José Luis (LADE), María Asun (médico) e Ignacio (auditor) va a seguir sus pasos. "En un principio pensé que igual el mayor tomaría el testigo. Durante un tiempo aprendió conmigo y me acompañó a las ferias. Sin embargo, ha decidido seguir en su profesión", explica el titular.

Hace seis años que Ignacio Guibert fue consciente de que la tienda se acercaba a su punto final. "He esperado un poco para dar tiempo a mis hijos, por si acaso", confiesa. Próximo a la jubilación y con un periodo de liquidación de cerca de dos años por delante, ha decidido no esperar más tiempo. No le asustaba la crisis tan profunda que se anuncia. "Es cierto que no se está vendiendo a niveles de 2003 o 2004, porque no hay viviendas para amueblar. Pero hemos vivido momentos peores, como la crisis de los 70, que aquí fue muy dura con las huelgas de Salvat, por ejemplo. Yo no estaba allí, pero es posible que la peor época fuese de la mi abuelo durante la guerra".

Recuerdos laborales

Antes de cerrar la puerta ya siente nostalgia. "Son tantos recuerdos. Aunque ahora parezca mentira subíamos los muebles a Ayegui en carretilla y cosas así. El negocio ha cambiado muchísimo, antes se vendían los muebles como piezas sueltas. Ahora se diseñan a medida, ajustados a la habitación y necesidades del cliente, la producción en serie ha personalizado, algo impensable antes para un fabricante".

Por ello, Ignacio Guibert ha pasado muchas horas en la mesa técnica realizando dibujos y planos con los que plasma para el cliente cómo van a quedar sus muebles. Su despacho exhibe además un detalle curioso, varias decenas de dibujos infantiles. "Cuando hago habitaciones de niño les enseño el dibujo y, a su vez, les pido que me hagan uno a mí".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra