Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El nuevo rey del "bel canto" viene de Perú

Actualizada Sábado, 22 de noviembre de 2008 - 03:59 h.
  • DN . PAMPLONA.

Con sólo 35 años, Juan Diego Flórez Salom (Lima, enero de 1973) se ha convertido en el más buscado de los tenores líricos, uno de los pocos cantantes de ópera capaces de agotar las localidades de un auditorio en un suspiro. Le pasó con el concierto de ayer en el Baluarte, para el que las entradas sólo duraron cuatro horas. Y eso, a pesar de que los amantes de la ópera en Navarra ya le habían visto en el escenario del Baluarte: en 2004 cantó allí La donna del lagode Rossini.

El nombre de Juan Diego Flórez es la referencia obligada entre los cantantes dedicados al bel canto, los que están especializados en las piezas de ópera que compusieron Rossini, Donizetti, Bellini y otros. No sólo eso. Su rostro se ha hecho familiar en los medios de comunicación, que han reflejado su boda, en abril, con la ex modelo Julia Trappe, o que se han hecho eco de su última aventura discográfica, Spectacular,que recopila algunas de las piezas más célebres de su repertorio.

Es posible que fuera el fallecido Luciano Pavarotti quien pusiera al joven peruano en el disparadero de la fama. Hace cinco años, el italiano declaró que Flórez iba a ser su sucesor en la ópera, a pesar de que sus voces tienen distintas tesituras y de que sus repertorios operísticos no son los mismos. También ha recibido los elogios de otro grande de la música como Plácido Domingo, que recientemente le calificó como "el más grande tenor ligero de todos los tiempos".

Hijo de un cantante de música criolla, Juan Diego Flórez quiso de niño dedicarse a la música popular y, de hecho, cantaba versiones de los Beatles, Elvis Prestley o Led Zeppelin. El encuentro con un profesor de música durante la educación secundaria le encaminó hacia la ópera lírica, en la que acabó de asentarse en sus años de estudio en Estados Unidos, entre 1993 y 1996. Ese fue el año en que por primera vez causó sensación, al sustituir a un tenor enfermo en el Rossini Festival de Pesaro. Fue el inicio de una carrera fulgurante.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra