Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Lo que era de esperar

  • Aitor Castañeda Zumeta
16/06/2019
Era de esperar: las fuerzas del Cambio (ya consumadamente pasado) no han resistido, y el socialismo navarro no ha cumplido posiblemente las expectativas de los antiguos 'podemitas' que lo votaron: ni una sola alcaldía para EH Bildu o Geroa Bai contando con el PSN, quien después de acaparar cuota mediática en Navarra y España, ha optado por hacer cosas tan llamativas como votarse a sí mismo en Pamplona –a ocho concejales de distancia con Navarra Suma (Na+) y a dos de Bildu–, o en Estella, donde no sumaba más que tres. La escasa autoridad moral –y aritmética– con la que se han votado, facilitando la alcaldía de las derechas por mayoría simple, y la forma en que después han enfeado a la oposición decretando que su 'cruzada' contra la derecha no ha sido posible porque ni Bildu ni GBai han querido apoyarla, se asemeja a los mejores episodios de la novela del Dr. Jekyll. Más aún habiéndose servido de las mayorías otorgadas por Na+ e independientes en localidades como Huarte, donde el PSN no sacó más que una concejala, que es ahora sorpresivamente alcaldesa... Explicar estas jugadas tanto a sus votantes como a toda la ciudadanía no va a ser sencillo, y más habiendo crecido a costa de la izquierda rupturista que venía de Podemos. Con todo, este tipo de sucesos deben llevar al votante medio a entender dónde se sitúa cada cual respecto a los problemas. Si en Navarra el 'problema' dominante es la identidad, también es necesario comprender que el posicionamiento de la izquierda socialista es la Constitución, y que por lo tanto, poco o nada tiene que pactar con “los vascos” (Bildu, GBai o el propio I-E), aunque lo declaren o insinúen. Chivite, como así Esporrín y antes Jiménez, se sienten mucho más cómodos compitiendo, pero a la vez ayudando, a partidos cuyos principios políticos son como los suyos, aunque desde la derecha. Más todavía que con otros a quienes no se parecen en nada, ni por la pretensión anexionista ni por el modelo social que desean. Esto debe quedar claro desde ayer, y sobre todo de cara a la conformación del nuevo ejecutivo regional: ni “progreso” es abrirse a pactar con abertzales, ni “izquierda” supone cohesión de diferentes, ni nacionalismo es sinónimo de ETA –aunque todo esto, según en qué sectores, sea discurso estéril–. PSN es PSOE, y hará en Navarra lo que dicte el PSOE. Lo demás, son proyectos que ni existen ni concuerdan con la realidad navarra, hoy por hoy, y como en décadas, foral y constitucionalista.
Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


volver arriba