x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Turismo Navarra

8 lugares para conocer Pamplona en dos días

Del parque de Yamaguchi a la Plaza Consistorial, una pequeña guía para descubrir los rincones más importantes de la capital navarra en 48 horas

Vista parcial del Mesón del Caballo Blanco, en pleno Casco Viejo de Pamplona

Vista parcial del Mesón del Caballo Blanco, en pleno Casco Viejo de Pamplona

CEDIDA
Actualizada 13/05/2020 a las 09:36
A+ A-

Ciudad de enorme envergadura histórica y marcada por las fiestas españolas más conocidas a nivel internacional, las que estallan en honor a San Fermín cada 6 de julio, Pamplona también se reconoce en sus murallas, sus amplios parques, el hervidero en que cada fin de semana se convierten las calles de su Casco Viejo y la peculiar arquitectura de sus edificios. Recorremos Pamplona en dos días para descubrir los rincones más emblemáticos de un capítulo ineludible en cualquier guía de turismo.

1. Plaza del Castillo. Llamado con cariño por los pamploneses "el cuarto de estar", es quizá el segundo espacio público más concurrido de la capital navarra. Se trata de una plaza peatonal con un quiosco en medio y rodeada de un porque donde se ubican algunos de los restaurantes y bares más conocidos de la ciudad. Un lugar ideal para sentarse a tomar un helado o comer en buena compañía con música de fondo.

2. Plaza Consistorial. La plaza que acoge cada 6 de julio el tradicional chupinazo de San Fermín (se lanza desde el balcón central del segundo piso) es el principal lugar de paso para cualquier visitante. A todos sorprenden sus dimensiones reales ("es más pequeña de lo que parece en la tele", repiten los turistas a menudo) y contemplar la fachada del Ayuntamiento, especialmente cuando está iluminada por la noche, es un espectáculo único.

3. Rincón del Caballo Blanco. En el borde norte del Casco Viejo, sobre el Baluarte del Redín, se sitúa uno de los lugares más especiales: el llamado rincón del Caballo Blanco, un lugar que toma su nombre del mesón que ahí se ubica (tiene una amplia terraza y, si no hay viento norte, es fácil disfrutar de un aperitivo al aire libre) y que cuenta con un amplio mirador en lo alto de la muralla desde el que se puede observar la Comarca de Pamplona a vista de pájaro. Muy recomendable si uno busca tranquilidad en mitad de la ciudad.

4. Las murallas y la Ciudadela. Portal de Francia, Caballo Blanco, parque de la Taconera... Un recorrido por las murallas de Pamplona puede darnos una idea general sobre cómo fue la ciudad en la época medieval. El Gobierno de Navarra cuenta con un servicio de guía para grupos de visitantes que quieran acercarse en profundidad a la historia del cinturón amurallado que rodea toda la capital y que tiene en el parque de la Ciudadela (hoy en el centro) su peculiar 'guinda del pastel'. Porque hay vida más allá de San Fermín y mucha, mucha historia en Pamplona.

5. Templos religiosos. La Catedral de Santa María la Real (gótico de los siglos XIV y XV) corona la zona del Casco Viejo y es el monumento que más reliquias atesora de toda la ciudad. Cuenta en su interior con los sepulcros de Carlos III de Navarra y su esposa Leonor de Castilla y una joya excepcional: su imponente claustro. Destaca por el contraste entre el gótico de su interior y su fachada neoclásica. También merece la pena visitar otros templos religiosos como la iglesia de San Saturnino y la capilla de San Fermín, ubicada en el interior de la iglesia de san Lorenzo.

6. Parque Yamaguchi. Es una de las zonas de esparcimiento más modernas de la ciudad. Situado entre los barrios de San Juan y Mendebaldea, el parque de Yamaguchi toma su nombre de la ciudad nipona con la que está hermanada pamplona y, a lo largo de sus 85.000 metros cuadrados, alberga amplias zonas verdes salpicadas de diversas especies vegetales procedentes de Japón que viven entre la hierba, un lago, una cascada, una playa artificial y varios puentes. Paisaje de ensueño que, además, sirve de homenaje a las cuatro estaciones.

7. Estafeta y otras calles del Casco Viejo. La arteria más famosa de la capital navarra gracias al encierro de San Fermín es parada obligatoria para cualquier visitante y una calle donde disfrutar de lo mejor de la gastronomía navarra. También lo son calles como Nueva, Mercaderes, Calderería, San Antón o Jarauta. Buen ambiente entre calles siempre vivas.

8. Paseo de Sarasate. El paseo que alberga el Monumento a los Fueros es lugar de paso y una zona ideal si queremos hacer una parada en mitad del recorrido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra