Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Destino Navarra

Una ruta hacia una cascada y un molino del Siglo XVI

El Valle de Larráun esconde el camino Hiruzubide o el camino de los tres puentes, un recorrido de 10 kilómetros que nace a partir del lugar donde se encuentra la cascada de Ixkier

Cascada de Ixkier
Cascada de IxkierCedida
  • Ruth Baztán. Larraún
Actualizado el 27/08/2021 a las 18:03
En el corazón del Valle de Larraun descansan las aguas del río que lleva su mismo nombre. En las laderas de este último, nace el recorrido conocido como ‘Hiruzubide’. Este camino discurre por zonas que parecen de cuento y no tiene pérdida, ya que está muy bien señalizado. Su trayectoria hasta la cascada de Ixkier es fruto de la iniciativa y trabajo entre el Ayuntamiento de Larraun, el Concejo de Mugiro, la empresa e proyecto social Iturraskarri, el grupo cultural Ondare y el trabajo de varios de los vecinos del Valle de Larraún.
El trayecto comienza un poco más allá del paso del parque de las piedras de moler Ixkier, y después de ello, atraviesa un total de tres puentes. Supone un recorrido idóneo para realizar en familia. También es una buena excusa para visitar para quien busque tranquilidad en la naturaleza, pues como bien dicen, el sonido del agua entremezclado con los del bosque suponen un auténtico placer para los sentidos.
CAMINO HACIA LA CASCADA
Para comenzar con el siguiente recorrido, el visitante deberá introducirse en el camino del antiguo tren Plazaola, junto a la altura en la que se encuentra el ayuntamiento de Larraún. El río conduce a través de un paisaje e vivos colore y un gran valor natural.
La primera parada del trayecto es la presa de Mugiro. Después de atravesarla, el senderista continua en dirección Latasa, por donde atravesará un túnel situado bajo el monte Irui. En ese momento comenzará a escuchar el sonido del agua. Eso será un indicio de que la Cascada de Ixkier anda cerca. Nada más llegar hasta esta última, el senderista también disfrutará de las ruinas del antiguo molino Izquer, una auténtica reliquia del siglo XVI. Las piedras de moler representan la principal actividad económica del valle por aquel entonces, la actividad molinera.
Una vez reanudado el trayecto, pocos metros más adelante, el senderista encontrará una señal que indica el descenso del camino por el lado derecho. El senderista habrá dado los primeros pasos por la ruta de los tres puentes.
La llegada a cada uno de ellos es la excusa perfecta para tomar un descanso.
Este tramo del camino se encuentra señalizado por medio de marcas naranjas. El camino poco a poco se va estrechando hasta llegar paralelo al río. Mas adelante, el senderista se encuentra con una señal donde ya se ven los nombres de los tres puentes. El primero, Intzoa; el segundo, Zubidenea y el tercero, Beltzuntze.
volver arriba

Activar Notificaciones