Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Motor

Puesta a punto para el otoño: qué elementos hay que revisar

La llegada del otoño es un factor de alerta para nuestro vehículo. La presencia de agua, nieve y hojas de los árboles pueden comprometer nuestra seguridad, sin olvidar el riesgo de la bajada de temperaturas y la reducción de horas de luz. Acuda a un taller para poner al día su vehículo

Actualizada 10/11/2020 a las 15:24

Llegan las primeras lluvias y nieves del otoño, factores que aumentan el riesgo de siniestralidad. Estos son los elementos que tendrá que revisar si no quiere tener un susto al volante. Y qué mejor manera que tener todo en orden que ponerse en manos de profesionales de la postventa para chequear a fondo nuestro automóvil.

ILUMINACIÓN

Resulta clave ver y ser vistos, además ahora que con el cambio horario se reduce la visibilidad. Por eso los faros deben estar listos. Hay un aspecto muy sencillo a tener en cuenta y que cae en el olvido: tenerlos limpios. Con suciedad en el exterior del piloto se dificulta su eficacia.
Y no olvide también comprobar los antiniebla. Los bancos de niebla son muy frecuentes en los valles navarros. Recuerde limitar el uso del antiniebla trasero salvo en situaciones muy comprometidas de visibilidad, ya que puede causar deslumbramientos a los vehículos que ruedan tras nosotros. Al menos todos los vehículos nuevos incluyen ya luces diurnas, más visibles y que se activan siempre de manera fija al arrancar el coche.

FRENOS

Garantizar una buena frenada es clave para rodar seguro por el asfalto. Revise el estado de los discos y las pastillas de freno, algo nada sencillo que requiere la presencia de un experto. Rodar por ciudad acelera su desgaste y se recomienda revisarlos dos veces al año.
También es importante escuchar la frenada: puede que oír un ruido metálico sea el principio de un problema. También habrá que estar atento a si el pedal del freno está más suave de lo habitual.

AMORTIGUACIÓN

Una suspensión y unos amortiguadores en mal estado son un compromiso para la seguridad. El vehículo ‘flota’ sobre el asfalto, y no garantiza una correcta estabilidad. Con una amortiguación deficiente los neumáticos puede quedar dañados, ya que sufrirían un desgaste irregular. Asimismo, el vehículo ve limitada su capacidad de frenada. Nuestro vehículo no debería superar los 100.000 kilómetros sin haber reemplazado los amortiguadores. Una conducción agresiva, un piso en mal estado y rodar en tramos urbanos con frecuentes pasos elevados acelera su desgaste, entre otros motivos.

NEUMÁTICOS

Son el único elemento que mantiene el contacto de nuestro vehículo con el firme. Por ello es clave chequearlos ahora, ya que el otoño empapa la carretera, y se reduce en consecuencia la adherencia. Por debajo de 7 grados, los neumáticos de verano pierden propiedades. El límite legal de profundidad en el dibujo de los neumáticos está fijado en 1,6 mm, y conviene revisar la presión de los neumáticos una vez al mes.
Si se rueda en agua por debajo de este límite, se puede sufrir aquaplaning y las posibilidades de sufrir un accidente aumentan. Es el efecto más temido: un deslizamiento y el descontrol del coche producido cuando los neumáticos son incapaces de evacuar el agua de la calzada. En marcha, se recomienda reducir la velocidad en el momento de las precipitaciones.
Y algo tan típico del otoño como las hojas de los árboles sobre la calzada presenta un efecto trampa de deslizamiento. Ruede sobre ellas con mucha suavidad y evite brusquedades.

ESCOBILLAS

De nada sirve tener revisados otros elementos si al ponernos al volante no vemos el firme con claridad. Si el estado de las escobillas no es correcto o si dejan zonas sin limpiar, debemos sustituirlas por otras nuevas, con el fin de evitar contratiempos si llueve o nieva. Con el parabrisas en mal estado se reduce la visibilidad hasta en un 30%.

NIVELES, FILTROS, BATERÍA

Revise el nivel de líquidos (aceite, dirección, frenos...). El anticongelante también merece una atención especial. También es importante rodar en esta época con el depósito de combustible lo más lleno posible. En caso de quedarse atrapado, al menos puede garantizar así la calefacción en el habitáculo.

CLIMATIZACIÓN

Pese a que muchos usuarios asocian el aire acondicionado y el climatizador al verano, también juega un papel importante en el otoño. Es importante para desempañar el parabrisas, y evitar que el conductor se distraiga en ello. Su aire seco barre al instante el vaho si se activa y se dirige con sentido a la luna delantera. La mayoría de vehículos ya dispone de un botón con esta función. Por lo que conviene revisar que la climatización alcance la temperatura deseada de manera rápida.

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE