Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medio ambiente

Llega a Navarra la abeja gigante de la resina

Este insecto exótico, de tamaño cercano al avispón asiático pero sin peligro para el hombre, se ha podido ver en Huarte y Garaioa

Ampliar Uno de los ejemplares de abeja gigante de la resina capturados en Huarte.
Uno de los ejemplares de abeja gigante de la resina capturados en Huarte.Enrique Baquero
Publicado el 12/01/2022 a las 06:00
Un nuevo insecto exótico ha llegado a Navarra. La abeja gigante de la resina (Megachile sculpturalis), una especie procedente de países como Japón, China o Corea, se ha visto en dos localidades navarras, Huarte y Garaioa. La abeja, cuya presencia en Cataluña se conoce desde 2018 y que también se ha encontrado en Mallorca, se puede confundir por su gran tamaño con el peligroso avispón asiático, pero se trata de un insecto mucho menos pernicioso: no supone riesgo para los humanos, ya que solo pica en caso de sentirse muy amenazada y no se ha constatado que desplace a las especies locales, aunque es un extremo que todavía no se ha estudiado suficientemente.
El hallazgo del primer ejemplar de esta abeja tuvo algo de casual. Al profesor de Zoología y Ecología de la Universidad de Navarra Enrique Baquero le consultó en agosto un vecino sobre unos insectos que habían anidado en el tejado de su casa, en la zona de Itaroa en Huarte. “Temía que fuera avispón asiático, pero a mí me extrañó: los avispones no se meten en los tejados. Al segundo día cacé dos y vi que no era avispón. Lo llevé al laboratorio para identificarlo. Y por si acaso, consulté con el mayor experto en abejas español, Francisco Javier Ortiz-Sánchez. Y lo confirmó lo que pensaba: era la abeja gigante de la resina, que sólo había aparecido hasta ahora en Cataluña”, relata el profesor de la Universidad de Navarra, que junto a su colega, profesor de la Universidad de Almería, firma el artículo que da cuenta de la aparición de esta abeja en Navarra, que se publicó el último día de 2021 en el Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa. El biólogo navarro avisó del hallazgo también a la Guardería de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, que de hecho identificó nuevos ejemplares de esta abeja en Garaioa.
DIFERENCIAS CON EL AVISPÓN
Baquero teme que el tamaño de las abejas, que pueden llegar a los 2,5 centímetros, y el hecho de que se acerque a las casas pueda asustar a quien se lo encuentre, y lo confunda con el avispón asiático, cuando se trata de un animal mucho menos peligroso. De todos modos, son insectos que, más allá del tamaño, son muy distintos. “La de la resina es una abeja, pero del doble del tamaño que las normales. Es peluda y marrón, nada parecido al avispón, que no tiene pelo y en el que se ve una raya amarilla”. Eso sí, el biólogo de la Universidad de Navarra señala que si alguien se topa con estas abejas cerca de su casa, “lo recomendable es quitarlas”. “Al fin y al cabo, es un animal exótico, que no debería estar aquí”.
Queda por ver cuál podría ser la afección a otras especies locales. En España, en apenas 3 años, no se ha podido saber gran cosa de su repercusión. Sí había llegado antes a otros países europeos y desde 1992 vive en Estados Unidos donde está distribuido en todos los estados al este del Misisipi. “La estimación es que su impacto no es excesivo, que no desplaza a otras especies como sí lo hace el avispón asiático. En todo caso, nadie lo ha estudiado. No se ha constatado nada negativo, pero tampoco lo contrario”, señala Enrique Baquero con cautela.
Sí parece que, al contrario que la abeja común, que busca el polen en todo tipo de flores, este insecto gusta de algunas plantas concretas, sobre todo ornamentales y también especies silvestres como el orégano. Ese carácter selectivo evita que compita por las mismas flores con el resto de las abejas. En ese sentido, Baquero resalta que no se trata de una especie invasora sino exótica. “Una de las muchas que han llegado”.
No se conoce es cómo llegó a Navarra. “Volando no”, asegura el biólogo de la Universidad de Navarra. “Es posible que se metiera en algún palé, en un vehículo de transporte, y cuando se descargó , salió y se distribuyó de manera local”, señala.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE