Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Salud

Gripe y covid-19: resolvemos las dudas de las vacunas otoñales

Desde 2021, a la administración de la vacuna de la gripe se ha sumado la de la covid-19. En algunos rangos de edad, ambas se inyectan el mismo día y las dudas sobrevuelan las consultas: ¿Cuál me pongo? ¿Son compatibles? ¿Me pasará algo si me las inoculan a la vez?

Ampliar Administración de una vacuna contra el covid
Administración de una vacuna contra el covidShutterstock / Mongkolchon Akesin
  • Salvador Iborra Martín
  • Universidad Complutense de Madrid
Publicado el 27/10/2022 a las 08:03
Se aproxima el invierno en el hemisferio norte y surge la pregunta: ¿va a ser esta una temporada muy gripal? Un factor que determina la mayor o menor transmisibilidad del virus de la gripe es la humedad ambiental. Los inviernos secos favorecen su transmisión, y parece que en muchas regiones de nuestro país cada vez lo son más.
Por otro lado, la hipótesis denominada deuda inmunitaria sostiene que, debido al uso de mascarillas y las medidas de distanciamiento social durante la pandemia de la covid-19, hemos estado menos expuestos a patógenos respiratorios. Al eliminar la obligatoriedad de las mascarillas, esta deuda inmunitaria favorecería la dispersión del virus.
En las dos últimas temporadas, la circulación del patógeno ha sido inusual y constante. Esto podría causar una disminución en nuestra inmunidad frente a la gripe, y la no adquisición de dicha inmunidad en menores, que no habrían estado expuestos.
En su último informe, el Sistema de Vigilancia de Infección Respiratoria Aguda (SIVIRA) del Instituto de Salud Carlos III señala un aumento en la incidencia de gripe en atención primaria, principalmente en menores de 15 años.
Vacuna de la gripe: qué hace y para quién es eficaz
La gripe es una enfermedad altamente contagiosa que afecta principalmente al sistema respiratorio, produciendo además una serie de síntomas característicos (fiebre, dolor muscular y articular, etc.). La mayoría de las personas se recuperan en el plazo de una semana sin necesidad de atención médica.
Lamentablemente, en aquellas personas pertenecientes a grupos de alto riesgo como mayores de 65, menores de 65 con factores de riesgo (patologías crónicas respiratorias, cardiovasculares, diabetes y obesidad mórbida, etc.) o mujeres embarazadas, la gripe puede causar enfermedad grave (neumonía bacteriana secundaria), empeoramiento de dolencias inflamatorias crónicas e incluso la muerte.
Para todas estas personas vulnerables, para las que cuidan de ellas y para aquellas que llevan a cabo servicios públicos esenciales, es recomendable la vacunación. No obstante, la vacuna es apta para cualquier persona mayor de 6 meses, salvo para aquellas que experimentasen reacciones alérgicas en anteriores campañas o quienes presenten síntomas compatibles con la enfermedad.
Al igual que ocurre con las vacunas contra la covid-19, la vacunación contra la gripe no suele evitar la infección, pero reduce el riesgo de enfermedad grave, hospitalizaciones o muerte. Aunque muchas de las personas que se vacunan contra la gripe pueden enfermar tras la infección (hasta un 50 %), el pinchazo sigue siendo la medida más adecuada para prevenir esta enfermedad. En España, los planes de vacunación varían dependiendo de cada comunidad autónoma.
El virus influenza, el causante de la gripe, suele reaparecer en olas estacionales, normalmente desde mediados del otoño hasta el final del invierno, asociadas a una mayor permanencia en espacios interiores mal ventilados.
Una de las características de este patógeno (sobre todo del tipo A) es su alta capacidad para mutar, lo cual ocasiona cambios en la composición de los antígenos de su superficie (hemaglutinina y neuraminidasa). Esto dificulta su reconocimiento por los anticuerpos que desarrollamos cada vez que nos infectamos, y que también pueden inducirse con la vacuna.
Cada año, expertos de los centros colaboradores y de los laboratorios reguladores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) analizan los datos de la vigilancia de virus generados por el Sistema Mundial de Vigilancia y Respuesta a la Gripe de la OMS. En base a estas observaciones (qué cepas del virus circulan), se recomienda la composición más adecuada para cada campaña anual de vacunación.
El tipo de vacuna empleada se denomina tetravalente porque incluye virus inactivados o atenuados (no recomendados para ciertos grupos de alto riesgo) producidos en huevo o en cultivos celulares de dos variantes de gripe A (H1N1 y H3N2) y otras dos del linaje B.
Y como cualquier otro medicamento, puede producir efectos adversos: enrojecimiento e inflamación en la zona donde se inyectó la vacuna, dolor de cabeza de baja intensidad, fiebre, dolores musculares o fatiga.
Cuarta dosis contra la covid-19: grupos recomendados
La Comisión Europea ha autorizado la administración de vacunas bivalentes adaptadas a las nuevas variantes de ómicron circulantes. Estas vacunas contienen ARNm de la proteína Spike (espiga) de la cepa original (primera dosis) y de la variante BA.1 (Moderna) o de la variante BA.4/BA.5 (Pfizer). Ofrecen protección tanto frente a las variantes BA.1 y BA4/5 como frente a las que circularon con anterioridad.
En España, la autoridad sanitaria recomienda la administración de dosis de recuerdo frente a la covid-19 en el otoño-invierno a la población de 60 o más años de edad, a las personas internas en residencias de mayores y al personal sanitario y sociosanitario. También se aconseja que se vacunen aquellas con condiciones de riesgo que no hayan sido vacunadas en los cincos meses anteriores, independientemente del número de dosis recibidas y del número de infecciones previas.
Vacunación conjunta: ¿tiene efectos adversos?
Se ha observado un efecto sinérgico entre el SARS-CoV-2 y el virus de la gripe que multiplica el riesgo de enfermedad grave y letal si se da una coinfección. Por este motivo, además de por razones logísticas obvias, se cree que es preferible administrar simultáneamente las vacunas frente a ambas infecciones, especialmente en los grupos de alto riesgo.
La experiencia de administración conjunta en la última campaña de vacunación fue favorable. Además, no hay evidencia científica de que la respuesta inmunitaria inducida sea inferior a la administración por separado. Tampoco parece que aumente las reacciones adversas locales (inflamación, dolor en el sitio de inoculación) o sistémicas (fiebre, dolor de cabeza) asociadas. En definitiva, no es necesario elegir una.
Este artículo fue publicado previamente por la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
Salvador Iborra Martín, Personal Docente e Investigador. Inmunología e infección, Universidad Complutense de Madrid
Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora