Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cardiología

Un estudio confirma los beneficios de la estatina para reducir el riesgo de cardiopatías

El fármaco modificador de lípidos para bajar el colesterol podría reducir el riesgo de cardiopatía isquémica e ictus en un 25%

Ampliar ¿Qué es la cardiopatía congénita del 'corazón al revés'?
El colesterol, detrás de muchos accidentes cardiovascularesARCHIVO
Publicado el 28/08/2022 a las 12:02
Un estudio elaborado por la Universidad Queen Mary de Londres y las universidades de Oxford y Sydney asegura que iniciar tempranamente un tratamiento de reducción del colesterol con estatina podría comportar beneficios a largo plazo para las personas con una alta probabilidad de desarrollar cardiopatías.
El estudio, que se ha presentado en el congreso anual de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC 2022), que se está celebrando en Barcelona, asegura que el uso de estanina, el fármaco modificador de lípidos para bajar el colesterol más utilizado, podría reducir el riesgo de cardiopatía isquémica e ictus en un 25 %.
"Suspender el tratamiento con estatina, a menos que lo aconseje un médico, no parece ser una opción acertada", ha destacado el autor de la investigación, el doctor Runguo Wu, de la Universidad Queen Mary, quien ha insistido en que una interrupción temprana de este tratamiento "podría reducir sustancialmente la protección contra las enfermedades cardíacas".
Según los investigadores, las "afirmaciones exageradas" sobre los efectos secundarios de las estatinas podrían estar detrás de su "infrautilización por parte de personas con mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares".
A través de un modelo de microsimulación con datos de 118.000 participantes del ensayo del Cholesterol Treatment Trialists (CTT) y 500.000 pacientes del Reino Unido, el estudio estimó los efectos de la terapia con estatinas en el caso de que las personas mantuvieran el tratamiento de por vida, si lo interrumpieran a los 80 años o si retrasaran su inicio cinco años antes de cumplir los 45.
Aunque los investigadores desconocen con certeza "cuándo debería iniciarse el tratamiento y durante cuánto tiempo para optimizar sus efectos", según Runguo Wu, este estudio confirma que "las personas con mayor riesgo cardiovascular empiezan a acumular beneficio desde el principio del tratamiento y tienen más que perder que los de bajo riesgo si retrasan el tratamiento".
Según el estudio, la interrupción del tratamiento a los 80 años borra una gran parte del beneficio potencial, sobre todo en personas con un riesgo cardiovascular relativamente bajo.
Las personas que empiezan a tomar estatinas a los 50 años pero dejan de hacerlo a los 80 en lugar de continuar de por vida pueden perder el 73 % del beneficio si tienen un riesgo cardiovascular relativamente bajo y el 36 % si tienen un riesgo alto, ya que "los que tienen un riesgo elevado empiezan a beneficiarse antes".
Si bien en las personas menores de 45 años con bajo riesgo cardiovascular un retraso de cinco años en la toma de estatinas tendría poco impacto, la irrupción en personas menores de 45 años con alto riesgo cardiovascular supondría una pérdida del 7 % del beneficio potencial.
Runguo Wu ha advertido también sobre las diferencias de género observadas: "Debido a que el riesgo cardiovascular de las mujeres suele ser menor, para estas la mayor parte de los beneficios de las estatinas se producen más tarde, por lo que interrumpir el tratamiento prematuramente sería más perjudicial para ellas que para los hombres".
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE