Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

NOTICIA PATROCINADA
Información comercial

Delitos de Privacidad que estas cometiendo y seguramente no lo sabes

Los expertos aseguran que los exabruptos más graves pueden conllevar a infracciones penales

Foto de un niño usando el móvil de sus padres
Niño usando el móvil de sus padres
  • DN
Actualizada 26/10/2018 a las 14:02

Recientemente, la UE aprobó la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (también conocido como RGPD). Esta norma cambia por completo cómo se maneja la privacidad dentro de la UE, imponiendo sanciones especiales que pueden ascender a cifras multimillonarias. Pero la cancelación de dichas multas no eximen de otras ramificaciones por violar esta normativa de protección de datos, los expertos aseguran que los exabruptos más graves pueden conllevar a infracciones penales.

 

Pero esto no excusa a los particulares de violar el derecho a la protección de datos. Ya que, hay apartados específicos también afectan a los individuos. Muchos de los cuales no tienen conciencia de que ciertas acciones comunes y sencillas afines con el campo de la tecnología, los pueden poner en riesgo de cometer una ilegalidad que tenga como consecuencia multas o incluso penas de cárcel. Lo peor del caso, es que estas conductas son las frecuentes hoy en día.

 

METERSE EN EL MÓVIL DE SERES QUERIDOS

Quizás sea una sorpresa para muchos padres, pero ya no es posible tomar el móvil de sus hijos sin su permiso, para indagar en sus conversaciones de WhatsApp o cotillear en sus aplicaciones sociales. Mucho menos pueden coger el teléfono móvil de su pareja, sin que esto le traiga consecuencias legales. El Código Penal habla de penas de cárcel de hasta cuatro años para aquellas personas que intercepten cualquier tipo de telecomunicación ajena sin la aprobación previa de los involucrados, esta norma ahora también aplica a lugares tan privados como la familia. Y si utilizasen apps para estos fines, incluso si tienen aprobación legal para comerciarse, también estarían cometiendo una infracción.

 

Los escenarios más complicados son los que involucran menores de edad. El problema está en que la mayoría de los padres no alcanzan a entender que, siguiendo sus instintos de protección de los más pequeños, que no puedan tener un ojo vigilante en el complejo (y hasta peligroso) contexto que son las actividades por internet o en redes sociales. Sin embargo, la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor resguarda el secreto de sus comunicaciones y su intimidad, incluso frente a sus padres. Y aquellos que se salten la norma, se arriesgan a ser multados y hasta ser penados con prisión.

 

Pero como todo, existen excepciones, como nos muestra una sentencia emitida por el Tribunal Supremo, en el año 2015, quienes ratificaron como prueba unas conversaciones obtenidas por una madre que acceso al perfil privado de Facebook de su hija, sin su previo consentimiento, quien estaba siendo acosada por una persona adulta. El acusado había solicitado anular la validez de las pruebas en su contra ya que se habían obtenido de forma ilegal, pero este tribunal decidió que esta intromisión en la privacidad de la menor era legitima dado la obligación que tienen los padres con sus hijos y el hecho de que el ilícito no estaba agotado sino por el contrario, estaba aun vivo. La resolución dictaminó que: “No puede el ordenamiento hacer descansar en los padres obligaciones de velar por sus hijos menores y, al mismo tiempo, desposeerles de toda capacidad de controlar."

 

EXPONER INFORMACIÓN AJENA

Otro comportamiento que muchos creen inocente pero que es una grave afrenta, es la divulgación de información personal usando internet. De acuerdo al art. 197 del Código Penal, difundir información privada o familiar por manera indebida está penado con prisión que puede abarcar hasta cinco años. Si se ignora la procedencia ilícita de la información y no se estuvo involucrado en su extracción, la condena no será mayor a los tres años. La pena más grave será para lo que difundan la información y además, la obtuvieran de una manera irregular.

 

Recientemente han ocurrido varios episodios donde ciertos usuarios se vieron intervinieron en la divulgación de la dirección e inclusive el teléfono de varias personalidades involucradas de alguna u otra forma en una controversia. Estos agravantes pueden terminar en importantes sanciones que son completamente desconocidas por la mayoría de los usuarios que contribuyeron a estos hechos.

 

'SEXTING'

El sexting no es otra cosa que mandar fotografías u otros archivos multimedia personales en situaciones intimas (desnudos, semidesnudo o en actitudes provocativas). Esta práctica pone en mucho riesgo a las personas, ya que una vez que envían el archivo, no tienen control sobre el mismo. Por lo que pueden ser enviados a terceros o subidos de manera pública al internet, además de ser utilizados como medio de chantaje en contra de la persona afectada o su círculo más íntimo.

 

Los expertos alertan de que este tipo de archivo multimedia es una información personal y por ello nadie tiene poder de decisión sobre ellas, si no cuentan con el permiso de la persona involucrada. Por lo tanto, el reenvío de archivos relacionados con el sexting sin la expresa autorización de la persona afectada es un delito (regulado por la Ley en el Código Penal), incluso si se obtuvo con el consentimiento de dicha persona. Fuera de cualquier consecuencia penal que pueda sufrir el perpetrador de esta transgresión, también existe la posibilidad de una sanción administrativa.

 

En esencia, quienquiera que reenvíe cualquier archivo por cualquier app de mensajería instantánea o red social, inclusive si no conoce a las personas que aparecen en el material, tiene que estar consciente de que dicho acto puede hacer que caiga una sanción sobre ellos. El Código Penal estipula de tres meses hasta un año de prisión o multas de seis hasta doce meses.

 

EL CIBERACOSO O 'STALKING'

El ciberacoso o stalking se empezó a considerar como un crimen por el Código Penal a partir del año 2015. Esto para prevenir las acciones (como envío sin cesar de mensajes, actitudes de acoso persecución) que hostiguen o limiten la libertad del afectado, alterando de manera grave el sano desarrollo de su cotidianidad. Las penas estipuladas son de tres meses hasta dos años de cárcel o multas que van desde seis hasta 24 meses. Lamentablemente, las redes sociales y los smartphones, que tanto han ayudado a mejorar nuestras comunicaciones, contribuyen a que estas acciones se lleven a cabo una relativa facilidad.

 

VENGANZAS INFORMÁTICAS

Otro hecho que tampoco se verá impune son aquellas personas que decidan tomar la justicia por su propia mano y en el ámbito de un despido o alguna ruptura sentimental, decidan borrar programas o archivos o averiar equipos que sean de su antiguo empleador o ex pareja. El Código Penal en su artículo 264, castiga con prisión de hasta tres años este tipo de conductas, siempre y cuando el resultado haya tenido consecuencias “graves.”

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE