Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
    Vivir
Salud

Un experto dice que el ejercicio y una temperatura inferior a 22º activan la grasa parda

La temperatura de la calefacción aumenta de forma progresiva porque la temperatura de confort percibida por la población ha subido significativamente en las últimas décadas

Una mujer con sobrepeso.

Una mujer con sobrepeso.

archivo dn
Actualizada 13/06/2018 a las 16:24
  • EFE.PAMPLONA

Mantener la temperatura por debajo de los 22 grados y hacer ejercicio físico son mecanismos efectivos para aumentar la grasa parda, saludable y necesaria para el organismo, según el catedrático de Bioquímica e investigador de CIBEROBN, Francesc Villarroya.


El especialista, que ha participado en una reunión científica sobre los diferentes tipos de grasa y la prevención de enfermedades en la Universidad de Navarra, ha indicado que la temperatura de la calefacción aumenta de forma progresiva porque la temperatura de confort percibida por la población ha subido significativamente en las últimas décadas.


Y este aumento, ha subrayado, "bloquea procesos de gasto energético necesarios para el equilibrio del peso corporal", además de que es "muy poco ecológico".


Para Villarroya este incremento de la temperatura de confort forma parte de un ambiente "que induce a la obesidad" debido a la mayor disponibilidad de alimentos ricos en calorías o bebidas azucaradas, un mayor sedentarismo en el trabajo, y ambientes cerrados y caldeados artificialmente que "anulan los mecanismos de disipación de calorías ingeridas para generar calor".


Y es que según ha comentado este es precisamente es el modo en el que trabajan las grasas pardas y beige, unos reservorios de grasa en el organismo que disipan la energía en forma de calor y participan en el control del metabolismo de azúcares y grasas.
Por eso los trabajos de investigación se dirigen a encontrar herramientas para activar la grasa parda con independencia de la temperatura ambiental y teniendo en cuenta las peculiaridades de cada individuo, con biomarcadores para detectar de forma sencilla y barata el nivel de las distintas grasas.


Y al respecto Villarroya ha precisado que la grasa parda activa no influye solo en la obesidad, sino en la reducción de los niveles de glucosa en sangre y, como consecuencia, en la prevención de la diabetes, especialmente en la etapa adulta.


Con estudios en su haber sobre el papel de los ácidos grasos Omega-3 en la activación de las grasas parda y beige, el especialista ha señalado que todavía hay que precisar "qué moléculas derivadas del Omega-3 son las que verdaderamente ejecutan esos efectos beneficiosos sobre el metabolismo y, de ese modo, desarrollar estrategias de intervención nutricional".

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra