Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suceso

Un suboficial del Aire y un instructor mueren en accidente aéreo en Murcia

El subteniente Adolfo Baños y el profesor Hugo López lideraban la Patrulla acrobática Garra de ultraligeros

Ampliar Bomberos y agentes de la Guardia Civil inspeccionan el lugar del accidente
Bomberos y agentes de la Guardia Civil inspeccionan el lugar del accidenteEFE
Publicado el 06/01/2023 a las 10:59
Tan solo unos segundos tardó este jueves por la tarde la avioneta Tecnam Sierra, en la que volaban el subteniente del Ejército del Aire Adolfo Baños y el instructor civil de vuelo Hugo López, en caer convirtiendo en cenizas y humo las vidas de estos dos apasionados de la aeronáutica. Habían despegado unos minutos antes de la pista del aeródromo Los Garranchos, a unos nueve kilómetros de San Javier, al parecer con intención de disfrutar de un vuelo en una tarde libre, víspera de Reyes Magos. 
Ni en el club de vuelo Mar Menor, al que pertenecían desde hace años, ni fuentes cercanas a la investigación saben qué pudo suceder a los dos experimentados pilotos. En una tarde de cielo despejado se subieron al ultraligero como tantas veces anteriormente. Minutos después, hacia las cinco, la avioneta se precipitó hasta caer al suelo.
El instructor Hugo López, de 47 años, que tantas clases de vuelo impartió en esa pista, deja a un hijo de corta edad. El subteniente Baños, de 54 años, piloto civil y experto en mecánica y electricidad, tenía una hija. Numerosos compañeros que recibieron la noticia con estupor.
Tripulante de los AWACS Baños formó parte del equipo de mecánicos de la Academia General del Aire -era especialista, sobre todo, en motores de explosión de hélice-, aunque actualmente estaba destinado en la base aérea de la OTAN de Geilenkirchen-Teveren (Alemania), donde volaba con frecuencia con la tripulación de los gigantes AWACS, los aviones E-3A equipados con sistemas de alerta temprana. Regresaba con frecuencia a San Javier y en la AGA trabajó durante varios años como mecánico de la patrulla Águila. "Locura por volar", describe un compañero "la única afición de Adolfo, la que le llevaba a buscar esa sensación una y otra vez fuera del Ejército, ya que él era piloto civil". Era el 'perro' en la patrulla acrobática Garra de ultraligeros -donde también participaba Hugo López-, integrada por dos aeronaves que mostraban las posibilidades acrobáticas y de vuelo sincronizado.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora