x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Sucesos
Sucesos

La Ertzaintza detiene a un violador en serie en Guipúzcoa al que atribuye seis delitos

Los agentes registraron el piso del investigado, un hombre de 35 años y de origen rumano, en busca de más pruebas

Detenido el presunto autor de la agresión sexual a una joven en Beasain
Detenido el presunto autor de la agresión sexual a una joven en Beasain

La Ertzaintza investiga si el sospechoso está implicado en más delitos de la misma naturaleza

ATLAS
Foto de la protesta vecina en contra de la violación en Beasain.

Foto de la protesta vecina en contra de la violación en Beasain.

DN
21/07/2019 a las 12:49
Etiquetas
  • Colpisa. San Sebastián
A+ A-

La Ertzaintza detuvo el viernes por la mañana a un hombre acusado de violar a una joven de 21 años el pasado sábado en Beasain (Guipúzcoa). Al margen de las pruebas que tiene en este caso concreto, la Policía vasca está convencida de que este individuo es el autor de otras cinco agresiones sexuales cometidas en esta provincia desde 2012. De confirmarse esta línea de investigación, se trataría del primer supuesto violador en serie del que se tiene noticia en Euskadi. El detenido pasará el lunes a disposición judicial.

La violación de Beasain ha sido la última de una serie de agresiones sexuales que comenzaron en Tolosa en 2012. En esta última ocasión, el individuo abordó a su víctima de madrugada en el portal cuando se disponía a ir a su trabajo en una panadería. Ese fin de semana estaba sola en casa porque sus padres se habían marchado para disfrutar de unas vacaciones. Al parecer, el agresor la durmió con algún tipo de sustancia. Sin oposición alguna, el varón la introdujo de nuevo en el piso y fue allí donde consumó el ataque sexual.

Transcurrido un tiempo, la joven recobró el conocimiento y comprobó que había sido víctima de una violación. La tardanza en acudir al trabajo llevó el responsable de la empresa a llamar por teléfono a su empleada que le informó de lo que les acababa de suceder. En los instantes posteriores, el jefe puso los hechos en conocimiento del centro de coordinación de emergencias mediante una llamada al 112. Desde el central cursaron la orden de inmediato a la Ertzaintza.

La Ertzainta mantenía este sábado una actividad frenética en busca de nuevas pruebas y evidencias. Los agentes del grupo de 'casos' de la comisaría de Oria efectuaron desde primera hora de la mañana varios registros en el domicilio del encausado así como en trasteros y otros locales que utilizaba.

Fuentes próximas a la investigación indicaron que el detenido cuenta con 35 años, es de origen rumano y reside en el barrio de San Juan de Ordizia (Guipúzcoa). El sospechoso estuvo presente en las entradas y registros que se practicaron, al igual que la letrada de la administración de justicia del juzgado de Tolosa que instruye el caso. Los agentes intervinieron diversos efectos que han sido remitidos al laboratorio de la propia Policía vasca, en Erandio (Vizcaya), para su análisis.

El sospechoso fue detenido después de que los policías al frente de la investigación tuviesen la confirmación de que las muestras biológicas que fueron obtenidas en Beasain era coincidentes con el perfil genético del encausado. La Policía llevaba varios días tras la pista de este individuo, de quien tenía algo más que una mera intuición acerca de que estaba implicado en el último ataque, que se produjo poco antes de las dos y media de la madrugada del sábado de la pasada semana.

Fuentes policiales indicaron que las pruebas biológicas obtenidas incriminan, sin género de dudas, al detenido en la agresión de Beasain. Los ertzainas habían realizado sobre él varios seguimientos. En uno de ellos consiguieron llevarse de un bar un recipiente que estaba siendo utilizado por el sospechoso para comprobar si su perfil genético coincidía con el ADN extraído del agresor en los primeros pasos de la investigación. Los resultados confirmaron las sospechas sobre la agresión de Beasain y, además, pusieron al descubierto que las muestras coincidían con otras cinco agresiones, que se habrían cometido desde 2012 en Guipuzcoa y que todavía estaban por resolver.

Fuentes consultadas indican que el agresor conocía a la víctima o cuando menos a su entorno familiar. Sabía a qué hora salía de casa para acudir al trabajo y, además, poseía información de que la noche de autos se encontraba sola en casa. Se cree que este conocimiento de la situación fue el que le llevó al atrevimiento de aguardar a la víctima en el descansillo de la casa y permanecer un tiempo prudencial hasta que la chica saliera. La llegada o salida de algún vecino podría haberle delatado.

Tras los registros, el detenido fue conducido a los calabozos de la comisaría de Oria, en Tolosa (Guipúzcoa). A lo largo de todo el domingo, los agentes el frente de la investigación seguirán practicando nuevas diligencias y tendrán que trabajar en las otras cinco agresiones que aún quedan por resolver, algunas de los cuales permanecían archivadas "por falta de autor conocido". Los casos tendrán que ser reabiertos. Todo induce a pensar que será el lunes cuando el acusado sea puesto a disposición de la autoridad judicial.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra