Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín 2016

40 años de la jota a San Fermín

El 7 de julio de 1977 se cantó por primera vez en la plaza del Consejo la jota compuesta por Joaquín Madurga

Joaquín Madurga Oteiza, el lunes en su casa de Logroño, con recuerdos de Sanfermines, y en sus manos, una copia de la partitura original de Ofrenda a San Fermín.
Joaquín Madurga Oteiza, el lunes en su casa de Logroño, con recuerdos de Sanfermines, y en sus manos, una copia de la partitura original de Ofrenda a San Fermín.
Publicado el 09/06/2017 a las 19:57
Al volante de su Mini, detenido en un semáforo junto el edificio Singular, acabó de escribir Joaquín Madurga la letra de Ofrenda a San Fermín, la misma jota que había compuesto poco antes, y que mañana, y van 40 años, hará llorar a tantos pamploneses en la plaza del Consejo, cuando la coral Santiago de la Chantrea la cante en la procesión, al paso del santo moreno.

Joaquín Madurga Oteiza (24 de enero de 1938) es sacerdote hijo de panaderos. Nacido en Dicastillo el mayor de siete hermanos, ingresó en el Seminario con 10. “Qué sabía yo con esa edad si quería ser cura, así que con 22 fui a la panadería, un año con mi hermano, y pasado ese tiempo decidí que volvía. Sería que no me gustaba mucho trabajar”, deja entrever, ya al poco de arrancar la conversación, un humor que hila fino. Vive en Logroño, en un piso donde guarda una copia de la partitura original de la Jota a San Fermín. La original la cedió al Ayuntamiento de Pamplona. Es un pequeño tesoro. Y lo es más para un hombre que lo ha dado todo, que apenas conserva ejemplares de los 28 discos y seis libros que suma su densa labor creativa. La parroquia de Santiago en la Chantrea fue su primer destino largo tras un prolijo año en Arguedas.

Estuvo 20 años, feliz en un barrio obrero. Fundó la coral en la parroquia. Llegaron a sumar más de 70 voces. Unos Sanfermines les propusieron cantar el Día del Niño en la capilla de San Fermín. “Me gustó tanto aquello que pensé en componer una jota para este día”, se retó a sí mismo Joaquín Madurga. Al año siguiente se presentó con la pieza. Era Ofrenda a San Fermín. La cantó Óscar Alonso, “un chaval que tendría 10 años y una voz privilegiada”; “Fue tenor Miguel Ángel Ganuza y al año siguiente la cantó él mismo con su hijo Migueltxo”, recuerda Joaquín Madurga, amarrado a los recuerdos con una memoria que aún no sabe de desgastes. En 1977 decidieron que interpretarían la Jota en la calle. “Y dónde”, se preguntaron. “Pues en la plaza del Consejo, porque éramos muchos y había sitio suficiente. Así que nada, en el Diario de Navarra nos sacaron unas sillas y allí cantamos”, señala Madurga. “Pero entonces no estábamos más que los miembros del coro, algunas mujericas y tres o cuatro perros que pasaban por allí, los últimos de la noche”, describe una imagen bien distinta a la fotografía que se puede tomar ahora un 7 de julio en el mismo punto. La procesión apenas se abre paso entre el gentío, miles de personas esperan pacientes para escuchar la Jota. Él no estará. Joaquín se quedará en Logroño. Las piernas no le siguen como antes, sería complicado llegar hasta allí, su corazón está cansado y la emoción le podría. “La última vez que fui hará cinco años”, apunta el autor.

UN INFARTO A LOS 40

Porque en su vida hubo un punto de inflexión. Con 40 años sufrió un infarto. Era párroco en la Chantrea, profesor en Virgen del Camino, en las Josefinas y en Jesuitinas. “Cumplí 41 años en la UVI. Después me entró una crisis tremenda, hacía tantas cosas y de repente verme así... Cuando iba en la ambulancia pensé. Esto me lo tenía merecido”, reconoce. Lourdes González le tomó el relevo al frente de la coral en la plaza el Consejo. Entonces cantaban la Jota su hermana Nieves Madurga y Alfonso Royo. Luego Nieves se retiró con él y Royo siguió con Ana Patús, hasta que en 2015 tomaron el relevo Marta Sola y Javier Aguerri. Y a Lourdes le siguió con la batuta Miguel Ganuza, el mismo que cantó la Jota de niño.

Ofrenda a San Fermín siguió sin Madurga, pero están su música y su letra. Cuatro décadas que no han restado un ápice de emoción, más bien al contrario. Y una frase que tiene grabada, de alguien del coro: “Dentro de unos años dirán: Vamos a escuchar la jota de Madurga”.

Aún tras el infarto, Madurga siguió su labor pastoral en la Chantrea. Pero a los cuatro años sufrió “un amago serio”. Y llegó la hora de dejarlo. Fue a Logroño, donde vivía su madre, viuda. Un amigo claretiano le propuso trasladarse a Madrid, para estudiar música, armonía, composición...

“Aquello fue mi salvación porque yo estaba ya en un pozo, no podía vivir sin hacer nada”. Los tres primeros discos los grabó con la música que había aprendido en el Seminario. “No tenía más estudios, luego aprendí con el maestro Romo Raventós en Madrid”. Y compuso nada menos que otros 25 discos. Un primer premio en el certamen de Habaneras de Torrevieja le dio fama. Tras casi una década en Madrid, regresó a Logroño y cuidó de su madre. “Ayer hace 18 años que murió”, cuenta Madurga, quien todavía dice misa en la parroquia de San Pablo de Logroño. Y los domingos en misa de una cantan con un Ochote. “El domingo, la jota a San Fermín, como todos los años”, apunta sin descuido. Ahora le toca cuidarse a él. “Me dicen que mi corazón funciona en un 30% y que si soy creyente de gracias a Dios porque puedo salir a la calle”, perfila su día a día. “No puedo estar de pie, y caminar poco. Tras el infarto me dijeron que debía andar cinco kilómetros al día. Aquello fue la mayor tortura, yo iba contándome chistes. No sé cómo hay personas que disfrutan de paseos tan largos”, provoca la sonrisa.

Finalizada la entrevista, Joaquín pide un receso. Quiere agradecer. “A Pamplona por la acogida, que ha hecho de la jota un momentico importante; a mi hermana Nieves, que cantó y grabó la jota y que la interpreta con el espíritu y la idea con que la compuse; a los dos joteros, Alfonso Royo y Ana Patús que la han cantado décadas, a Lourdes González, Miguel Ganuza y Nicolás Echeverri ‘El Bombero’, que es el auténtico protagonista en la trastienda, para que la Jota siga año tras año”.

LA MÚSICA QUE DA VIDA

Lo de la música, lo de componer melodías que sobrevivan décadas, que queden en la historia, considera Madurga, es un don. “Pero no soy escritor, soy escribidor, mi poesía es la de siempre, la de la rima, pero poeta es el que da ideas selectas, eso es un don”, reflexiona. Subraya, en todo caso, que compone, escribe, ensaya, canta... “Y así no muero”. Siempre lleva un lápiz y dos papeles en blanco en el bolsillo de su camisa, uno para las notas, el otro para la letra. Porque la inspiración es a veces un instante.

Dice este músico que muchas canciones se le ocurrieron cuando iba de viaje, al volante. Será que la velocidad inspira. “Me ha gustado mucho correr sí”. Hasta que el corazón le hizo frenar.

LA LETRA DE LA JOTA

Glorioso San Fermín, venimos a cantarte mayores y chavales con un igual sentir. (bis)
Unimos nuestras voces en un común cantar, que sea el homenaje de nuestro amor filial.
Alegres cantad al santo sin par, con notas de alegría.
¡Excelso patrón, escucha esta voz y danos tu bendición!
Al glorioso San Fermín cantamos así:

Es la jota de tu Navarra la que hoy te reza, la que hoy te canta.
Es la jota de tu Navarra Fermín bendito, la que hoy te ensalza.
Es la jota de tu Navarra la que hoy te reza, la que hoy te canta.
Con la jota de tu Navarra va la oración del pueblo que te ama.
Es la jota de tu Navarra la que hoy te reza, la que hoy te canta.

Con aires de jota por San Fermín,
con tragos de bota por San Fermín.
Con gaitas, con chistus y tamboril,
el pueblo celebra su San Fermín.
Con aires de jota por San Fermín,
con gaitas, con chistus y tamboril,
El pueblo en alegre cantar,
al Santo Paisano quiere celebrar.

La la la...

Al glorioso San Fermín, cantamos así:

Pamplona, Navarra, la tierra
te canta.
San Fermín, en tu pañuelo se anuda gente del mundo entero.
Pamplona, Navarra, la tierra
te canta.
Son tus fiestas arco iris, con los
colores del universo.
Pamplona, Navarra, la tierra
te canta.
volver arriba

Activar Notificaciones