Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sanfermines

El abrazo del encierro

Apretones de mano y expresiones de amistad anudan la relación de aficionados en su reencuentro

Ampliar Dos corredores se abrazan después de tres años y un día.
Dos corredores se abrazan después de tres años y un día.irati aizpurua
Actualizado el 07/07/2022 a las 22:29
El encierro abrazó a sus hijos pródigos que, por un mal ajeno, anduvieron los últimos tres años distraídos y sin faro al que mirar para iluminar sus emociones. El reencuentro con el adoquinado tuvo mucho de sentimiento, con apretones de manos, abrazos y miradas cómplices. El ritual del 7 de julio tuvo, en esta ocasión, un significado de mayor hondura. Fue como “volver a la vida”. La expresión de Miguel Ángel Castander, emblemático corredor de San Sebastián de los Reyes que tuvo palabras de agradecimiento al hospital Infanta Sofía de la localidad madrileña, resumió el sentir general. Los abrazos dados, tres años después de la despedida del último encierro, fueron “auténticos con amigos de verdad”, como indicó Jokin Zuasti delante de Vicente Martínez, retirado de las labores de pastor con el sobrenombre pegado a su piel de Chichipán.
Zuasti se fundió en un abrazo con Josetxo Espada cuando el peligro había escampado. El de ayer “fue un día de abrazos con miles y miles de personas. Nos vemos de año en año y hasta llegamos a felicitarnos el año nuevo. El punto de encuentro es el 7 de julio”. El encierro es crisol de culturas. Los gemelos Javier y Luis Pascual, de la localidad madrileña de Rascafría, se acogieron al abrigo “de la gran familia” que integran aficionados de distinto origen. “El encierro es de encuentro y miedo”, destacó, a su vez, David Úbeda, de Hellín (albacete) que corrió con su inconfundible gorrilla.
El tiempo transcurrido, antes que ensanchar la brecha del olvido, ha reforzados costumbres. Gorka Azpilicueta se encontró con César Cruchaga a la altura de un establecimiento hostelero, próximo a la confluencia de Estafeta y Espoz y Mina, para rebobinar con palabras las escenas vividas minutos antes. De su diálogo fue testigo el madrileño David Rodríguez. “Es un día muy especial (por el de ayer) para toda la gente de Pamplona”, reparaba el primero de ellos. “Nos volvemos a encontrar en la calle con los toros. Después de lo que hemos pasado, después de la pandemia, esto es increíble”. Para vivirlo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE