Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Día Infantil San Fermín

Una gran devoción simbolizada en pequeños ramilletes

Este lunes se celebró la tradicional ofrenda floral ante la réplica de San Fermín que preside el ritual desde 2002

Ampliar Compases iniciales de la ofrenda floral, con los pañuelos rojos en altos
Compases iniciales de la ofrenda floral, con los pañuelos rojos en altos©Jesús M Garzaron
Publicado el 12/07/2022 a las 06:00
Se les pide que traigan un sencillo ramillete. Pero en tan poco espacio y viendo como llegan de adornados se nota la gran devoción a San Fermín”, decía ayer María Esquíroz Marquina, colaboradora de la parroquia de San Lorenzo donde el santo tiene su capilla y que ayer ayudaba a colocar las flores en el panel tras la figura. No era la original, que se quedó dentro de la iglesia donde el reguero de visitas era constante. De hecho, había cola para acercarse a su lado. Pero no como la que se formó para participar en la ofrenda floral que, desde 2002, preside una réplica hecha por Patxi Roldán y que entregó a la parroquia la entonces alcaldesa Yolanda Barcina.
Eran las once de la mañana cuando, tras un responso del párroco de San Lorenzo, Javier Leoz, comenzaba este ritual que movía tanta gente que la fila para entregar el ramillete a los colaboradores llegaba hasta el número 81 de la calle Mayor. En apenas una hora, tras la espalda de la figura de San Fermín, apenas se veía la madera del panel tapado por las rosas y claves rojos y blancos.
Estíbaliz Langarica Gárriz fue una de las que acudió a cumplimentar con un ritual que, aseguró, ya lo hacía cuando ella era la niña. Pero ahora te tocaba el papel de madre con Julia Romero, de 16 meses. “Por culpa de la pandemia, es la primera vez que la puedo traer. Ella está muy contenta y yo también. ¿Qué es lo que más le está gustando de la fiesta? Los gigantes y cabezudos”.
Habrá que esperar un año más para saber con qué se queda de San Fermín Araia Martínez Bravo. Y es que la pequeña apenas tiene dos meses y medio pero sus padres Ruth Brazo Rodero y Juan Martínez Azagra se quisieron sumar a la ofrenda. “La última vez que disfruté de San Fermín antes de la pandemia estaba embarazada. Y vine con mi sobrina. Este año me lo he tomado con mucha ilusión, de hecho hasta tiene el pañuelo bordado”, decía esta pamplonesa, mientras Juan asentía. “Son tradiciones muy bonitas, yo me sorprendí mucho cuando me tocó vivir las fiestas por primera vez”, añadía él, natural de Almería.
Y entre ambos ejemplos, Isis Ramiro Montiel y Carlos Chirina Batista, con Carlota y Álvaro. La primera sí era consciente de lo que ocurría a su alrededor y apretaba el ramo entre sus pequeñas manos mientras miraba con unos ojos muy abiertos, como si no quisiera que se le escapara nada. Y en el coche de capota Álvaro, de dos mes y medio y plácidamente dormido. No hacía falta que estuviera despierto, sólo hacía falta que estuviera. “Porque los dos queríamos que viviera esta tradición lo más pequeño posible”, indicaba la pareja, natural de Extremadura y que suman dos años viviendo en Pamplona por lo que para ellos también son sus primeras fiestas. “Nos toca la parte infantil, así que no sabemos mucho de la juerga, vivimos San Fermín de día. Pero son tradiciones que las disfrutamos mucho”.
Itziar Vargas Obanos, de 7 años, iba de la mano de sus abuelos Maribel Extremado Martínez y Manuel José Obanos Galar. “Está bautizada aquí, en San Lorenzo, y con agua del Jordán”, desvelaba la pareja. La pequeña comentaba que le gustaba mucho ir a esta tradición con sus abuelos. “Y también que te llevemos a las barracas y al circo, ¿a que sí?”, se reían ellos. “Estamos locos con ella, es la única nieta que tenemos”, apuntaba la mujer.
La jota de Amaia Romero
Durante la primera hora, de 11 a 12, el acto contó con la actuación musical conjunta de Gracia Navarra y Ecos de Navarra, que entonaron jotas de Turrillas, Madurga, María Antonia Morales y Carricas , Alberto Gurrea o Iriso. Y también se hizo un hueco a la de Amaia Romero, ‘Yamaguchi’, incluida en su último disco. “Nos apetecía incluirla en nuestro repertorio, aunque nos haría falta que alguien nos mandara la partitura original porque la hemos sacado de oído por lo que en realidad es una versión”, comentaba Elena Leache Echelecu, encargada ayer de dirigir a ambas formaciones. “Y ya, puestos a pedir, también estaría bien recibir la de Madurga, porque se entregó la original al futuro Museo de San Fermín y ya nunca más se supo”, indicó la jotera.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE