Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Opinión

Villavesaland Pamplona

Ampliar Javier Iborra
Javier IborraJesús Caso
Publicado el 11/07/2022 a las 06:00
No soy sanferminero, lo reconozco, pero en este 2022 tengo algo que agradecerle a la fiesta: volver a subirme a una villavesa y recuperar esa parte de mi vida que el Covid-19 y mi naturaleza hipocondríaca me habían arrebatado. ¡Qué maravilla volver a disfrutar de mi parque de atracciones particular! Villavesaland Pamplona.
Estos días he vuelto a sacar al entomólogo de seres humanos que llevo dentro -un cotilla, vamos-; me he reconciliado con ese yo que se convierte en el Pegasus de la línea 18, que escucha tres, cuatro y hasta cinco conversaciones ajenas a la vez; ese mirón furtivo que adivina intenciones en cada gesto, que inventa vidas en lo que se tarda en subir de Ripagaina a Carlos III. ¡Y qué vidas! La imaginación, créanme, vuela arrullada por el zumbido un motor híbrido...
Pero no me miren a mí con esa cara, que no es culpa mía. ¿Se imaginan qué pasaría si en un restaurante yo me sentara en la mesa de unos desconocidos a escuchar su conversación? Pues eso se me permite en la villavesa. Los jóvenes son los que más juego dan; los jubilados, menos. Se cumple aquello que dijo Hemingway de que “hacen falta dos años para aprender a hablar y 60 años para aprender a callarse”.
¿Y ha cambiado algo después de estos dos años de exilio villavesil? En lo sustancial, no. Los chavales siguen mostrando una sorprendente pericia gramatical para hilvanar frases comprensibles con un léxico que no va más allá de cuatro tacos y los nunca caducos “tía” o “tío”. Y los mayores que les rodeamos seguimos clavando ese mohín desaprobador que tanto me gusta compartir con otros viajeros, siempre cómplices.
Quizá en el futuro se den charlas sobre privacidad en las villavesas, como ahora tenemos sobre ciberseguridad, pero mientras tanto suban y hablen, vivan y compartan, que a algunos nos harán felices. Incluso por San Fermín.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE