Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Hostelería

Las reservas en restaurantes se disparan el 6 y el 7 pero se concentran en el Casco Viejo

El fin de semana previo va a estar “animado”, pero a partir del día 8 se espera un bajón, incluso en el centro. Los hosteleros constatan que la mayoría de reservas son de grupos pequeños de jóvenes y que apenas hay cenas

A diferencia de otros años, esta vez no está permitido colocar mesas fuera ni siquiera sacar bebidas a la calle si no hay terraza.
A diferencia de otros años, esta vez no está permitido colocar mesas fuera ni siquiera sacar bebidas a la calle si no hay terraza.
Jonan Basterra
Actualizada 29/06/2020 a las 21:39

No hay Sanfermines oficiales, pero los hosteleros sí que van a entonar un “pobre de mí” la noche del día 7. Al margen del día 6, “que no es para tirar cohetes”, los restaurantes de Pamplona van a vivir unas no fiestas de vacas flacas. El primer fin de semana de julio hay más reservas de lo habitual, pero todavía es fácil encontrar mesas libres. El día 7 también hay movimiento, pero a partir del 8 la ciudad va a estar “bastante parada”, incluido el fin de semana del 11 y 12. Por este motivo, los hosteleros consideran que el debate se ha encrespado en exceso. Recuerdan que sin posibilidad de poner mesas en la calle y con el aforo de los locales al 75%, el riesgo de aglomeraciones es limitado. En esta tesitura, animan a las cuadrillas deseosas de juntarse a ser más flexibles y buscar otra jornada, aunque no sea tan emblemática como la del día 6.


El perfil de las reservas es muy concreto. Son cuadrillas de veinteaños, de 10-15 personas como máximo, que prefieren almorzar o comer -apenas hay cenas- y que quieren restaurantes o bares en el Casco Viejo. En el Ensanche y en barrios como San Juan, Iturrama o la Rochapea los locales apenas acumulan reservas.


El restaurante Etxebe, de Martín Azpilcueta, tiene “cuatro comidas contadas” el día 6 y dos reservas más para el 7. “Esto está muerto total. Otros años hace semanas que teníamos todo pillado”, comenta Patxi. La sidrería La Runa, en la Rochapea, asegura que sólo tiene parejas y algún grupo de cuatro o cinco personas. El Mosquito, en Iturrama, explica que el 4-5 va a ser “un fin de semana normal”. Y para el siguiente, tienen alguna reserva suelta.


El Argileku, en la calle Olite, ha hecho un menú especial de no Sanfermines desde 35 euros. “Nuestros clientes son de la franja de edad de los 40 a los 60. Y hay miedo. No tienen el cuerpo para Sanfermines. Tenemos alguna reserva suelta”, comenta Edurne. Por contra, el bar que han empezado a regentar en la Plaza del Castillo, el antiguo La Dolce Vita, no hace más que recibir llamadas, “pero todas de gente joven para almuerzos el día 6”. El Argileku, con capacidad para 170 personas, sumaba otros años un millar de comidas. “Y por la noche dábamos picoteo para 200 personas”, comenta Edurne, que comparte con otros hosteleros el miedo al desmadre el día 6. “Esperemos que los jóvenes sean responsables, primero por la salud de todos, y también por nuestra economía y por imagen”, comenta.

 

Te puede interesar


PREOCUPACIÓN POR LA IMAGEN


Entre los hosteleros hay preocupación y saben que Pamplona va a estar en el foco nacional, e incluso mundial, de los medios de comunicación. “Podemos dar una imagen distorsionada. Van a pensar que aquí hay aglomeraciones por todos los lados y descontrol, cuando no es así”, comentan algunos. Recuerdan que los clientes no van a poder sacar bebidas a la calle y que dentro de los locales deben respetarse las distancias y aforos. Son conscientes de que Policía Municipal va a estar vigilante. Hay miedo a las sanciones, que pueden comerse los ingresos de la jornada.


El Baserriberri, en San Nicolás, abrió el 16 de junio. Como el restaurante se queda con un aforo de 9 mesas, han llegado a un acuerdo para instalarse también en los bajos del hotel La Perla, en el local que ocupaba Alex Múgica, con vistas a la Estafeta. Allí empezarán el día 2. “En San Nicolás llevamos diez días de rodaje y de momento está todo muy flojo. El fin de semana del 4-5 es cuando tenemos más reservas. También el día 6 y algo el 7. Y después poca cosa”, comenta Oihane Larrañegui, gerente. Los grupos que reservan, además, son más pequeños, de 6-8 personas. “Muchos clientes nos comentan que se van a partir del 4 de julio”, afirma Oihane, que constata que junio ha sido “muy distinto” a otros años: “Apenas ha habido comidas de empresa ni de ningún otro tipo”.


La Huerta de Chicha, en Paulino Caballero, anunciaba en las redes sociales el pasado viernes que todavía tenía mesas libres para almorzar el día 6. Ayer quedaba alguna, “pero pequeña”.


El Astartza, en la calle Jarauta, asegura que el 4-5 de julio va a ser “como un fin de semana normal”. El 6 y 7 tiene cuadrillas, “pero no es para tirar cohetes”, explica Juan Antonio. Y el resto, “es un goteo. Y desde luego, cenas, prácticamente nada”. Este restaurante tiene todos los años grupos grandes del País Vasco francés. “Este año no han hecho ni llamar”, comenta este veterano hostelero.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE