Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

SAN FERMÍN 2019

Fuegos artificiales: por qué la lluvia no impide lanzarlos

“Es más peligroso desmontar el dispositivo y recoger el material pirotécnico cuando está lloviendo que lanzar los fuegos artificiales”, afirma el experto y director del Concurso Internacional de Fuegos Artificiales de autor, Mikel Pagola

José Vicente Caballer gana el XVIII Concurso Internacional de Fuegos Artificiales
José Vicente Caballer gana el XVIII Concurso Internacional de Fuegos Artificiales
Publicado el 09/07/2019 a las 12:24
Los fuegos artificiales de este lunes pudieron con la incesante lluvia que horas antes había obligado a suspender la segunda corrida de toros de San Fermín 2019. Muchos habían dado por hecho que la colección de la pirotecnia gala Sarl H et R Pyrotechnie Marmajou finalmente no iluminaría la noche pamplonesa, pero al final lució en todo su esplendor pese a la menor afluencia de público en los aledaños de la Ciudadela.
Que los fuegos artificiales se puedan lanzar en circunstancias meteorológicas tan extremas tiene que ver con varios factores. Para empezar, los operarios encargados de prender las mechas siempre cuentan con la previsión de lluvia, de modo que los inflamadores se usan a distancia y el material permanece plastificado desde su colocación la mañana de ese día. El problema, explica Mikel Pagola, director del Concurso Internacional de Fuegos Artificiales de autor, “es que llueva por la mañana, cuando hay que instalar todo el material. Hoy martes por la mañana, como chispea, se está tardando más porque hay que ir abriendo y cerrando zonas en vez de abrirlo todo a la vez, pero se hará todo lo posible para que esta noche se lancen”.
En Pamplona, como la Ciudadela es un espacio muy grande, la labor de extender el cableado, día a día, es más trabajosa y eso complica un poco las labores de instalación. “Se cubre todo previamente pero siempre hay asuntos que hay que ultimar al final”, explica Pagola. En este sentido, comenta que el hecho de que el Ayuntamiento de Pamplona disponga de sus propios cañones de disparo agiliza las operaciones: si se encargaran de ellos las propias empresas pirotécnicas, habría que introducir mucho material el mismo día y eso demoraría la colocación de todo el dispositivo.
Para garantizar la seguridad y el disparo cada noche de San Fermín, el Reglamento exige que se cubra la boca de cada cañón, pero, como indica Pagola, “el Ayuntamiento obliga, además, a colocar encima unas lonas de protección en todo el recinto”. De esta manera, en Pamplona el dispositivo tiene la peculiaridad de contar con una doble garantía para este espectáculo.
Al hablar del caso de este lunes, Mikel Pagola sí explica que hubo algunas dudas previas sobre la correcta ejecución del espectáculo debido al carácter eléctrico de la tormenta. Dudas que disipó el pirotécnico y, de ese modo, se pudo proceder al disparo.
Por último, el director del concurso afirma que “es más peligroso desmontar el dispositivo y recoger el material pirotécnico cuando está lloviendo que lanzar los fuegos artificiales”. Esto explica por qué, pese a la menor afluencia de público y bajo la lluvia, los fuegos pueden verse con total normalidad. Si se cancela un espectáculo de este tipo, la retirada del material debería hacerse por la mañana y, claro, en San Fermín eso no es posible porque “en ese momento debe estar trabajando ya la empresa del día siguiente”.
volver arriba

Activar Notificaciones