Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Toros

Puerta grande agridulce

Chacón debuta en Pamplona ante la séptima ganadería que más veces ha lidiado en la Feria del Toro

Octavio Chacón triunfa en su estreno en el coso pamplonés
El diestro gaditano Octavio Chacón con una de las orejas cobradas en la corrida de este lunes 9 de julio.
EFE
Fotos de la corrida del día 9 de julio  2018 50 Fotos
Fotos de la corrida del día 9 de julio 2018
Faena de los toros de la ganadería del Cebada Gago para los diestros Octavio Chacón, Luis Bolívar y Juan del Álamo.
FERNANDO PIDAL
Búscate en el tendido de la corrida del día 9 de julio de 2018 327 Fotos
Búscate en el tendido de la corrida del día 9 de julio de 2018
Público asistente a la Plaza de Toros de Pamplona durante la tercera corrida de la Feria del Toro 2018.
FERNANDO PIDAL
  • Pablo García-Mancha
Actualizada 06/06/2019 a las 13:12

El primero de la tarde, Divertido, se le vino como un tren a Octavio Chacón y lo encunó a placer en mitad de un temerario desplante; lo levantó por los aires y lo sostuvo colgado de sus pavorosas perchas durante unos segundos interminables. Se zafó como pudo -un milagro increíble que no resultara taladrada su piel-, tomó la muleta sin mirarse y siguió toreando como si tal cosa. Se desconoce si el enjuto Chacón será un superhombre, pero demostró arrestos como catedrales y más vidas que un gato. Octavio Chacón, más de tres lustros de alternativa, quince años en los arrabales del toreo, ávido de toros y de plazas de postín, se la jugó a carta cabal en su presentación en la Monumental desde la primera larga en el tercio hasta donde le aguantó el alma; es decir, cuando se perfiló ante los pitones que le habían perdonado instantes antes la vida para pasaportar al incierto ejemplar y arrancar una oreja de gran mérito.

Te recomendamos


El burel no fue nada fácil, un cebadita astifino y reservón, exigente porque nunca iba prendido en los vuelos de la muleta y porque Octavio pisó un terreno de compromiso máximo desde los lances iniciales de rodillas hasta cuando se echó el engaño a la espalda con todo el pecho por delante a milímetros del cornúpeta.


Oreja de peso que le supo a gloria porque entre otras muchas cosas tuvo el desacostumbrado valor de mantener a toda la plaza pendiente de lo que se cocía en el ruedo desde que se abrió de capote. Y era el primero de la función, lo que redobla la dificultad de su empresa. La entrega, no cabe duda, es el más inmenso portavoz del toreo en Pamplona, la plaza más distinta del orbe.


Por eso contrastó tanto el remate de la tarde de Octavio con la oreja tan agridulce que se anotó tras la lesión que sufrió el bellísimo cárdeno nevado Punterito, un bravo a carta cabal que embistió con una calidad inusitada. Fue un toro de excelente tranco, de lejos el mejor que ha llegado desde la Zorrera en los últimos tiempos. El bellísimo astado se sobrepuso a todo y aguantó en la arena la faena del jerezano, que vio que con semejante calidad no se le podía escapar la salida a hombros. Ya no había espacio para la épica del primero y la lírica iba a resultar imposible.


El toro renqueaba clarísimamente pero acudió una y otra vez por ambos pitones con la cara descolgada para comerse literalmente la pañosa. Chacón lo toreó con oficio y la espada le puso el premio en la mano, aunque todo resultó un punto sombrío por la mermada condición del gran cebada.

Te recomendamos


OREJA DE MANUAL


La otra oreja de la corrida se la anotó Juan del Álamo en el tercero en una faena canónica en esta plaza: de hinojos al principio y al final, series ligadas con pases de pecho y un estoconazo. De manual en Pamplona. Con el sexto, el peor del envío, no pasó de voluntarioso y al final se enredó con el descabello. Luis Bolívar toreó con cadencia al segundo de la tarde, uno de los toros más pacíficos de la noble corrida gaditana. El torero colombiano ofreció una buena versión del toreo que más desapercibido pasa en este coso aunque intentó platicar con el astado con el lenguaje de los vuelos y la buena colocación. Casi nadie se enteró. En el segundo de su lote comenzó de rodillas y logró sus mejores momentos en redondo en una faena que acabo vaciándose de sí misma.


Chacón se fue por la puerta del encierro y los aficionados más cabales con la lágrima en la retina por el malogrado Punterito.

FICHA DEL FESTEJO
Seis toros de Cebada Gago, terciados, descolgados de carnes y poco armónicos de hechuras, que se "taparon" por sus serias cabezas. En su conjunto fue un lote de toros muy descastado y, en algunos casos, también escaso de fuerzas, que respondió a la lidia defendiéndose sin clase o rajándose y sin emplearse.
Octavio Chacón, de salmón y oro con remates negros: estocada baja (oreja); estocada perpendicular (oreja). Salió a hombros.
Luis Bolívar, de sangre de toro y oro: estocada caída delantera y dos descabellos (silencio tras aviso); estocada caída (silencio).
Juan del Álamo, de verde botella y oro: estocada desprendida (oreja); estocada tendida y descabello (silencio).
Quinto festejo de abono de la feria de San Fermín, con lleno en los tendidos (unos 20.000 espectadores), en tarde de viento racheado.
 

Te recomendamos


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE