Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cartas de los lectores

Carta al pueblo navarro

Ampliar bandera de Navarra
Imagen del izado de la bandera de Navarra en la plaza de los Fueros de Pamplona.Jesus M Garzaron
  • María Jesús Mozaz Garde. Doctora en Neuropsicología
Publicado el 08/01/2023 a las 06:00
Querido pueblo navarro. Tengo la edad de los que hemos vivido los tiempos en los que una banda armada secuestraba, extorsionaba y asesinaba a personas de distinta procedencia profesional, social y cultural. En el fondo, puede que les guiaran ideas que abrazaban la sinrazón de que matar haría realidad el ansiado sueño de quienes les inspiraban y justificaban, sin cargar por ello con el peso de la pistola en las nucas. Esa dura y dañina realidad nos arrastró a una dinámica de miedo y silencio que nos atenazó durante muchos años, y en parte lo sigue haciendo. Se tradujo y se refleja hoy, en diversas conductas de convivencia-sobrevivencia con tan cruda realidad. Unos abrazaron la causa de la banda, como forma quizá de acallar el miedo: “me uno a los que matan para que no me maten”. Si bien en la mayoría de los casos, los humanos preferimos la armonía y la concordia, en ausencia de esta opción, en algunos casos nos mimetizamos con el agresor. Otros entendían que ninguna causa da derecho a arrebatar la vida a otra persona y cayendo en la indefensión aprendida, la otra cara del Síndrome, callaron y se instalaron en esa pasividad que desafortunadamente y en algún nivel, prevalece hoy.
Buena parte del pueblo sigue parapetado y/o paralizado, preso en ambos casos de manifestaciones opuestas del mismo síndrome de Estocolmo. Todos con dificultades para analizar lo que acontece. Atados a ideas y miedos que vampirizan y anulan la voluntad genuina de cada uno de nosotros. Ideas y miedos que obnubilan e impiden la exploración necesaria de las vivencias que nos permita encontrar la manera de evitar que las ideas destruyan nuestra convivencia como pueblo diverso, hermoso y poderoso.
En este inicio de año, pedimos al pueblo navarro dejar de confundir la política y la ideología con la razón de nuestra existencia. Somos todos más fuertes y cabales si nuestro interés se orienta hacia una convivencia sana y permeable. Carece de sentido y de sensibilidad una confrontación que en el día a día solo apunta hacia el enquistamiento de la división como forma de alimentar a quienes, quizá a su pesar, tienen dificultades para aceptar que las ideas pueden esclavizar. En contrapartida, afortunadamente y es importante que todos lo tengamos en cuenta, también las podemos liberar y sanar, y por tanto, desarrollar nuestra preciada libertad como seres humanos.
Brindemos por el granito de arena que cada uno de nosotros podamos aportar en el día a día, para la definitiva salida personal y social del síndrome de Estocolmo. Cuestionemos, de forma permeable las ideas que merman nuestra claridad y nos dividen. Tejamos entre nosotros redes visibles e invisibles que nos ayuden a respetarnos y aceptarnos. Demostremos que la superación conjunta de la confrontación y de esas manifestaciones opuestas de un síndrome que nos viene esclavizando de forma silenciosa y engañosa, durante tanto tiempo, es posible. Las grandes gestas resultan de pequeños gestos.
Por un pueblo navarro diverso, consciente y valiente! Feliz 2023, Urte Berri on.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora