Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"La bronca se instala en el Congreso"

"Si los representantes de la voluntad popular van rebasando líneas rojas a cada pleno, la fortaleza del terreno común para expresar consensos y disensos se debilita"

Avatar del Editorial DN Editorial DN01/12/2022
La degradación del clima político en España está superando peligrosamente los niveles de lo admisible. Y todo hace presagiar que conforme se acerquen en el calendario las próximas elecciones, el ruido y las desconsideraciones entre los representantes públicos pueden ir a más. Un espectáculo nada edificante. La convivencia en el Congreso de los diputados se está adentrando en un terreno reprobable, en el que encadena trifulcas evitables, trivializando con ello su gravedad. No por repetido en legislaturas precedentes, y a lo largo de esta, puede dejar de alarmar el notable envilecimiento de la actividad política e institucional. Crece una espiral de crispación que ha trufado los debates de una retórica tan poco ejemplarizante como alejada de la realidad y del interés común. Desgraciadamente se ha impuesto un frentismo en el que las soflamas y las faltas de respeto sustituyen en demasiadas ocasiones al civilizado intercambio de argumentos. Si la ministra Irene Montero tenía todas las razones para sentirse ofendida por el insulto machista que le dirigió hace una semana la diputada de Vox Carla Toscano, ayer perdió legitimidad para la crítica cuando ella misma incurrió en el desafuero de imputar al Partido Popular “la cultura de la violación”. Resulta descorazonador que a la desazón que está provocando la aplicación de la ley del ‘solo sí es sí’ se sume una diatriba partidaria que tiene además, como protagonistas, a mujeres con visibilidad. Que sean ellas quienes se zahieren constituye una novedad que erosiona la causa de la igualdad, mientras se va acreditando el elevado nivel de contaminación ambiental que generan la radicalidad y el juego de intereses, del signo que sean. Si los representantes de la voluntad popular van rebasando líneas rojas a cada pleno, la fortaleza del terreno común para expresar consensos y disensos se debilita. Y con ello, la entereza de la democracia.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora