Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Morosidad menguante"

"De momento, ni la subida de tipos ni el euríbor están empeorando el pago de los créditos, lo que encuentra su explicación en algunos factores de la microeconomía doméstica"

Avatar del Editorial DN Editorial DN29/11/2022
La tasa de morosidad de los españoles a la hora de hacer frente a sus obligaciones crediticias está ofreciendo, hasta el momento, cifras tranquilizadoras pese a la situación de incertidumbre en las previsiones futuras de la economía. Según los datos ofrecidos por el Banco de España, el impago de créditos se situó en el pasado mes de septiembre en un 3,79%, la más baja en los últimos catorce años. El volumen de créditos deudores ha descendido desde 52.000 millones a 46.000 en los últimos meses, pese a que el volumen de la cartera de créditos sigue aumentando tanto en lo que respecta a los créditos al consumo, como en hipotecarios o de inversión empresarial. Con la inflación disparada desde hace meses, el Banco Central Europeo (BCE) ha respondido subiendo los tipos de interés, su arma más valiosa para tratar de mantener los precios a raya. Una decisión cuyos efectos en la economía, especialmente la doméstica, estaban por ver, puesto que se añaden a un elevado coste de la cesta de la compra, los alimentos siguen suponiendo el mayor desembolso para los hogares, y de la energía. De momento, se constata de que ni la subida de tipos ni el euríbor están empeorando el pago de los créditos, lo que encuentra su explicación en algunos factores de la microeconomía doméstica. Las severas lecciones de la crisis de 2008 han alertado a los deudores con riesgo de insolvencia a no arriesgarse en el terreno crediticio. Además, la creación de empleo tras la crisis de la covid y la mayor exigencia de las entidades bancarias a la hora de conceder préstamos imprudentes, ha estabilizado un mercado que durante unos años bordeó la gestión temeraria. Siendo esta la situación actual, todo queda a expensas de cómo pueden seguir evolucionando la economía y el consumo, teniendo en cuenta que la guerra de Ucrania sigue sin visos de tener un final cercano. Un sombrío panorama que aqueja a la economía, y que va a seguir poniendo a prueba la capacidad de resistencia de ciudadanos y empresas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora