Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

A mi manera

Un viaje espacial colonoscópico

Esta no es mi cama y el cuerpo lo siento como si no fuera mío. Tumbado sobre el costado izquierdo, una vía en vena y las rodillas flexionadas hacia el tórax escucho un canturreo que me ayuda a recuperar la consciencia

Ampliar Una recreación artística de la sonda Cassini Huygens en Saturno
Una recreación artística de la sonda Cassini Huygens en SaturnoDN
Publicado el 13/11/2022 a las 06:00
Esta no es mi cama y el cuerpo lo siento como si no fuera mío. Tumbado sobre el costado izquierdo, una vía en vena y las rodillas flexionadas hacia el tórax escucho un canturreo que me ayuda a recuperar la consciencia. Es la enfermera. Bajo los efectos de la anestesia exigida para la colonoscopia trato de tomar tierra de un viaje soñado al espacio en el que he visitado Saturno. Entretanto, aquí, en la sala, una sonda ha recorrido mi cosmos interior y ha enviado datos a la base que no está en Cabo Cañaveral sino en el Hospital de Navarra. Curioso paralelismo percibir que mientras fantaseaba como un astronauta lanzado a la galaxia, aquí, en una habitación hospitalaria un equipo médico viajaba por mi universo interior metido a comprobar si mis satélites están exactamente en el lugar adecuado y mi constelación no presenta anomalías. Curiosa coincidencia esto de que el lenguaje médico y el espacial utilicen parecidos términos.
En la “sala de despertar” la enfermera continúa canturreando.
-Alegra abrir los ojos y comprobar el buen ánimo de las personas que están trabajando en este lugar, digo para agradecer sus buenos oficios.
-Pues muchas gracias, me responde. Mi madre siempre me cantaba al despertar los fines de semana y yo aquí lo hago de lunes a viernes con los pacientes.
Otra casualidad pienso. En la “sala de despertar” la enfermera canta precisamente para ayudar a ese objetivo. Yo, suspicaz, temo que sea una estrategia que persiga liberar cuanto antes la cama que ocupo para lanzar al espacio al siguiente paciente.
- ¿Por dónde anduviste viajando?, pregunta amable y mientras formula la cuestión sugiere que podría ser bueno levantar el cabecero de la cama. Un paso más para apresurar el desalojo de la habitación.
-Diría que he estado en Saturno.
-¿Y todo bien?
-Juraría que me lanzaron en una nave espacial y a mitad del recorrido envié una sonda para estudiar las lunas y asteroides del planeta . Trasladamos la información a la Tierra para su estudio.
-Pues un viaje similar han hecho los astronautas de digestivo por tu ‘sistema solar’. La doctora te ha introducido una sonda como de un metro por el ano con un ojo digital en el extremo que tras cubrir el trayecto del espacio interior de tu intestino entre asteroides, cometas, polvo y gas digestivo ha enviado la información a un monitor de base.
-¿Y está la galaxia, la mía digo, en su sitio?
-He oído que tienes los planetas interiores perfectamente alineados. Pero yo soy la enfermera. La médico de digestivo, la astronauta que comanda esta expedición, se lo dirá a tu acompañante.
-Pues me quedo más feliz que Armstrong el día que pisó la luna, respondo.
-Misión cumplida entonces replica ella ufana y sigue canturreando con más energía una canción que parece llegar a su momento álgido, una especie de ‘Bing Bang’ que si en la historia de la humanidad fue el principio del universo hoy parece ser el acto final de la melodía.
-¿Qué canción es?, le digo, por llevarme a casa el secreto de la música que animó mi despertar en el hospital.
Sonríe abiertamente y responde: “La guerra de las galaxias” y se me queda mirando mientras me incorporo .
-”Que la fuerza te acompañe”, remata. Me guiña un ojo y me despide. Y me voy con la banda sonora en los labios.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora