Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"¿Dónde suenan hoy los cañones de guerra?"

"La ambición territorial y de poder de las grandes potencias impide el diálogo, la diplomacia y en consecuencia la capacidad de llegar a un acuerdo de paz"

Avatar del Salvador Aragonés Salvador Aragonés26/10/2022
¿Qué significado tiene que Corea del Norte lance misiles, incluso que alguno pase por encima de Japón? Antes de responder a esta pregunta, conviene mirar el mapa geopolítico actual. Por una parte, vemos una Rusia un tanto mermada, con fracasos militares y diplomáticos. Pekín no hace más que pedirle que termine la guerra en Ucrania. Es decir, el flanco de guerra europeo es menos alarmante (salvo las amenazas nucleares de Vladimir Putin) que en el Pacífico.
En el Pacífico hay tres zonas territoriales que no se han resuelto desde la segunda Guerra Mundial. Por una parte, está la división de Corea, en el paralelo 38, que es una anomalía como lo fue la división de Alemania en Europa que terminó con la caída de la Unión Soviética. Durante 45 años Occidente presionó para la reunificación de Alemania. Se consiguió, pero se dejaron flecos importantes para resolver, como es el caso de los Balcanes y de algunos países exsoviéticos, como Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, etc. Es el conflicto actual.
La segunda zona, y sin duda la más importante, es la situación de la isla de Formosa, Taiwán, que siempre se ha reconocido que forma parte de China, pero actualmente, sobre todo después de lo que ha pasado en Hong-Kong, los taiwaneses no quieren depender de Pekín.
Los Estados Unidos han declarado -lo ha declarado el presidente Joe Biden- que defenderán a capa y espada a Taiwán, donde se fabrican microchips de los que depende medio mundo. Después de lo que ha pasado en Ucrania, China no parece tener prisa, consciente de su inferioridad militar frente a Estados Unidos, por el momento.
Finalmente, en grado mucho menor, queda pendiente el contencioso de las islas Kuriles, al norte del Japón, y que hoy forman parte de Rusia, anexionadas durante la segunda Guerra Mundial, y que Japón no acepta en absoluto tal anexión y considera que tienen su soberanía en ellas, hasta el punto de tener congeladas las relaciones diplomáticas con Moscú desde el final de esa guerra.
Ante ese escenario, Corea del Norte liderada totalitariamente por Kim Jung-in, de la dinastía fundadora de Corea del Norte, quiere abrirse espacio e intentar quedarse con toda Corea. Pero el armisticio lo impide (el armisticio es un acuerdo sobre el fin de las armas, pero no es un tratado de paz). Pyongyang lanza misiles de modo permanente (el último sobrevoló Japón, lo que provocó los mayores ejercicios militares entre Estados Unidos y Corea del Sur).
Fracasaron las negociaciones para la desnuclearización de Corea del Norte de Kim Jong-un con los Estados Unidos de Donald Trump porque ninguno se fió del otro, y Corea del Norte solo espera que termine el bloqueo comercial impuesto por los Estados Unidos a sus productos, y ser considerada una potencia nuclear. Corea es un gran foco de tensión mundial donde confluyen geográficamente las principales potencias del mundo: Estados Unidos, Rusia (tiene frontera con Corea del Norte), China y Japón.
Corea del Norte quiere estar entre los grandes, pero con 25 millones de habitantes y un PIB per cápita de 650 dólares, protegidos por una férrea dictadura, tiene un futuro no muy claro, si no fuera por el apoyo de China y de Rusia.
De cualquier manera, la incógnita principal es cómo Pekín se anexionará Taiwán (Formosa), la isla que se separó de la China continental ganada por Mao Zedong, y donde se refugió el líder nacionalista Chai Kan Shek, con el apoyo de los Estados Unidos. Las promesas y juramentos de Pekín en favor de Formosa como parte integrante de China, mantiene en vilo a las potencias del Pacífico. La lucha hoy está entre la anexión (China) y mantener el statu quo actual de Taiwán, un país rico tecnológicamente y al margen de China.
Las islas Kuriles es un tema bilateral (por el momento) entre Rusia y Japón. Sobre el hielo de estas islas se encuentran bases militares muy importantes para Rusia.
Y cabe preguntarse ¿cuándo llegará el fin de las hostilidades, la paz, en estas zonas? La ambición territorial y de poder de las grandes potencias impide el diálogo, la diplomacia y en consecuencia la capacidad de llegar a un acuerdo de paz entre estas naciones.
Salvador Aragonés Periodista y profesor emérito de la Universidad de Catalunya
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora