Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tras Isabel II se inicia una nueva época en medio de un sinfín de incertidumbres

Avatar del Editorial DNEditorial DN19/09/2022
El funeral y entierro de la reina Isabel II pone fin a once días de reconocimiento hacia una figura que deja un vacío imposible de cubrir. Durante siete décadas hizo que la Corona británica diera sentido y estabilidad a la democracia de Reino Unido, convirtiéndose en símbolo de la identidad colectiva de ingleses, galeses, escoceses y norirlandeses. El recorrido del féretro por dichos territorios en los últimos días así lo atestigua. La muerte de Isabel II, omnipresente en la existencia de todos los británicos que viven hoy, ha dejado también huérfanas a las monarquías del continente y a los europeos en su conjunto. Su personalidad como mujer de Estado le permitió transitar del siglo XX al XXI siendo partícipe de momentos convulsos y cambios vertiginosos que ningún mandatario en la historia de la Humanidad pudo atravesar hasta la fecha. La superioridad de su figura, junto a su prudencia y discreción, habían permitido que sortease a favor de la institución monárquica y de su papel cohesionador la serie de escándalos, polémicas y crisis que afectaron en varios periodos a la familia real británica. Empezando por el ‘annus horribilis’ de 1992. El legado de Isabel II es tan inmenso que, brindando a su sucesor Carlos III un caudal infinito de lecciones y posibilidades para desempeñar las funciones de rey de todos, constituye al mismo tiempo un desafío nada fácil de afrontar para quien ha sido ya coronado. Haría bien el nuevo rey en tomar buena nota de su madre, que ha sido capaz de dar continuidad a la Corona y ganarse el respeto de los ciudadanos del Reino Unido y también de los países que integran la Commonwealth. Tras la muerte de Isabel II se inicia una nueva época en medio de un sinfín de incertidumbres, tanto respecto a la evolución de la economía, como en cuanto a la división política que afecta a la mayoría conservadora que lidera hoy el país. Carlos III tiene un modelo al que seguir, pero al mismo tiempo cuenta con el hándicap de que no tendrá mucho tiempo para dejar de lado la inevitable comparación.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE