Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"El pacto PP-Vox, un experimento en Castilla y León"

Avatar del Editorial DNEditorial DN11/03/2022
El Partido Popular y Vox alcanzaron este jueves un acuerdo para gobernar en coalición Castilla y León que atiende en el reparto de responsabilidades a las exigencias que la formación de Santiago Abascal expuso la misma noche electoral y está pendiente de perfilar sus intenciones programáticas. Alfonso Fernández Mañueco apeló a la “estabilidad” como razón fundamental de una decisión aparentemente avalada por Alberto Núñez Feijóo, con la que el PP da un paso inédito de compartir poder con una fuerza de extrema derecha, populista y antieuropea. La estabilidad requiere que la mayoría parlamentaria articulada dé paso a una legislatura en la que el nuevo Ejecutivo regional conecte con los planteamientos que guían a la Unión Europea y converja con los esfuerzos de este país, sin quebrar elementos básicos en los que se asienta la convivencia y que han sido respetados en cuatro décadas de autonomía. Fernández Mañueco ha tratado de descartar la mera hipótesis de unas nuevas elecciones tras el fracaso estratégico que supuso para el PP la convocatoria del 13-F, ante la negativa socialista de dejar gobernar al PP en solitario. El pacto con Vox es, ante todo, el resultado de la división de la política española en dos bloques irreconciliables que no solo ha impedido la aproximación institucional entre populares y socialistas: la polarización se ha convertido, además, en el mecanismo recurrente de ambas formaciones para preservar su respectivo espacio a cuenta de defender su flanco extremo. El acuerdo llega en un momento delicado para que el PP recupere posiciones al frente del centro-derecha, ya que condiciona el congreso que nombrará presidente a Núñez Feijóo y las expectativas del partido en las próximas elecciones autonómicas de Andalucía y en las generales. El nuevo líder popular tendrá que hacer malabarismos entre su firme apuesta por la moderación y un Gobierno con Vox en Castilla y León que habrá de cuidar sus acciones y palabras hasta el mínimo detalle.
volver arriba

Activar Notificaciones