Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"¿Qué harán con los hijos de negacionistas que acuden a clase sin mascarillas?

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano13/09/2021
El nuevo curso está aquí y nuestros estudiantes vuelven a colegios, institutos y universidades, dando un vuelco a la vida placentera del verano. Las librerías se han llenado de gente en busca de libros, cuadernos y mochilas y los medios de comunicación se han apresurado a anunciar, como cada año, cuánto cuesta a los padres el inicio de curso de sus hijos. Como para aterrar al más templado, aunque hace días oí comentar a dos madres que, o se exagera mucho en los cálculos o hay quien equipa a sus muchachos en lugares de lujo o no aprovecha lápices, estuches y bolígrafos del curso anterior, ya que ellas han preparado a los suyos con mucho menos dinero.
Colegios e institutos se encuentran ahora con la tarea de organizar las clases en medio de la pandemia que no acaba: recreos, comedores, clases... ¿cuántos centros escolares hay con aulas de tal tamaño que en ellas puedan colocarse las mesas a metro y medio de distancia una de otra? ¿qué harán con los hijos de negacionistas que acuden a clase sin mascarillas? ¿jornada partida o continua? ya que hay padres que piden tanto una como otra modalidad. Y en medio de todo este ir y venir, los pequeños dando ejemplo, ya que aceptan con naturalidad, incluso con más madurez que los mayores, todo lo que se nos ha venido encima.
Claro está, que empezar el curso con los medios de que ahora disponen se diferencia mucho de lo que tenían, no ya sus abuelos, sino sus mismos padres: agendas online, propuestas musicales para mejorar la concentración, organizadores de tareas, Apps para facilitar el regreso a las obligaciones, para planificar el calendario escolar con recordatorio de fechas de exámenes, aprendizaje de lenguas con ejercicios prácticos hasta en catorce idiomas... Con todo esto a su alcance nos preguntamos si todavía hay “cates”. Y una, que se maneja torpemente con un teléfono móvil y con frecuencia pide auxilio desde su ordenador, al recordar que aprendió a escribir las vocales en una pizarra con pizarrín, se pregunta si vive en el mismo mundo que los escolares de hoy.
volver arriba

Activar Notificaciones