Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"He vuelto a caer en pecado con Paolo Sorrentino y sus dos series papales"

Este mes trae resonancias de vieja angustia colegial, de nuevos propósitos entre las páginas de un libro de texto y parca con colmillos para pasar el invierno. Con el cambio obligado por la pandemia, la Feria del Libro de Madrid prepara sus casetas durante la última tormenta de verano. El aguacero ha aliviado al asfalto, del que ha salido vapor, y al cielo, que le ha quitado un velo color arena, como yemení. Miramos las nubes como si fueran dibujos animados. Ahora que ya se han ido las golondrinas regresan “Los vencejos”, la nueva novela de Fernando Aramburu, que leeré con mucho interés. Tras un éxito tan rotundo como el que consiguió con “Patria”, Aramburu no sortea el envite de alzarse con otra novela de tonelaje, ambiciosa. Las primeras críticas invitan a la una lectura entusiasta. En el apartado de ensayo, mi admirado John Gray publica “Filosofía felina”, que espero esté a la altura de “El silencio de los animales” o “El alma de las marionetas”, dos obras maestras. El británico no suele defraudar. Tampoco lo hace Jean Echenoz, el escritor francés. Si hubiera un premio Nobel para escritores de novelas breves, Echenoz ya lo habría ganado. Anagrama recoge ahora en un solo volumen cuatro nouvelles del autor: “Ravel”, una novelita deliciosa en la que narra los últimos meses de vida de Maurice Ravel; “Correr”, una de sus novelas más perfectas, dedicada al corredor checoslovaco Emil Zátopec; “Relámpagos”, que no he leído, y la emocionante “14”, que se desarrolla durante la Primera Guerra Mundial. En el apartado de series televisivas debo decir que veo de nuevo aquellas que en su día me procuraron un placer inolvidable. He vuelto a caer en pecado con Paolo Sorrentino y sus dos series papales: “The Young Pope” y “The New Pope”, protagonizadas por Jude Low y John Malkovich. Ver a estos dos prodigios dirigidos por Sorrentino me absuelve de los denuestos que me provoca Berloglio. En tanto, septiembre regresa con las rodillas sucias y una mochila colegial a la espalda.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones