Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Cuba, país que no he visitado, ni siquiera como parque temático del sexo fácil y el comunismo bailón"

De la Guerra de Cuba mi bisabuelo se trajo una mulata alta y hermosa, un baúl, un sable y una fotografía. Un día lo pasé a la busca de cartas e informes de combates, algo, digamos, épico, pero sólo encontré contabilidad militar y burocracia castrense. No desenvainó su sable, pero tan pronto contrajo matrimonio con la dizque bisabuela cubana, regresó a España, a Soria, concretamente. No quiero ni imaginar la cara de su mujer cuando llegó el primer invierno castellano, ni el gesto de las aldeanas sorianas que nunca habían visto a una mulata. Una extraterrestre les habría resultado más familiar. Hasta aquí todo mi vínculo con Cuba, país que no he visitado, ni siquiera como parque temático del sexo fácil y el comunismo bailón. He conocido turistas sexuales y turistas ideológicos, y ambos regresaban como anestesiados. “Trabajan para celebrar el Día del Trabajo”, me dijo una conocida con los ojos brillantitos. No me veo cruzando medio mundo para obtener el sexo que no se logra aquí ni pagando. Tampoco me emociona una isla empobrecida, un partido comunista que ya huele a podrido como sólo huelen las cosas que se pudren en el trópico, y un embargo inoperante. Por no seducirme, ya no lo hace ni Silvio Rodríguez con su lírica sangrienta. Mientras Cuba hace un amago de liberarse, aquí las ministras del ramo discuten el estatus político de la dinastía comunista. La posverdad era esto. Nada ostenta la categoría de realidad incuestionable porque el lenguaje sólo sirve para diseñar un relato que dé sentido a nuestros desvaríos. Si algo ha mostrado la pandemia es la incapacidad de un porcentaje de la población para aceptar una realidad tan extraña que, en su imaginario, sólo puede ser fruto de un gigantesco embuste. Pueden leer los informes de Human Right Watch sobre Cuba, pero Irene Montero enviará toda su complicidad al régimen cubano, y Ione Belarra seguirá creyendo que debatir sobre el nepotismo es una pérdida de tiempo. Es el tiempo de los tierraplanistas de la geopolítica.
volver arriba

Activar Notificaciones