Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

"Una reforma que persiga reducir al temporalidad necesita de la complicidad empresarial"

La persistencia de una alta temporalidad es un problema en sí mismo

Editorial
Editorial
DN
  • Diario de Navarra
Actualizada 10/06/2021 a las 06:00

El Consejo de Ministros abordó una propuesta de reforma, auspiciada por la vicepresidenta y titular de Trabajo, Yolanda Díaz, para reducir el exceso de temporalidad en los contratos laborales, que se aproximaría a un 25% en España. Propuesta que ayer el Gobierno sometió a la consideración de los actores del diálogo social. La persistencia de un altísimo porcentaje de horas y puestos de trabajo que se realizan y cubren temporalmente es un problema en sí mismo, en tanto que sume a muchos empleados en una precariedad que afecta a sus ingresos. Pero es también el síntoma que muestra la existencia de un tejido productivo endeble en demasiados casos. Aspecto este último que se revela también en la sujeción de muchos empleos al salario mínimo. La Comisión Europea y otras instancias internacionales llevan tiempo mostrando su preocupación por el peso de la temporalidad en nuestras relaciones laborales. Pero al hacerlo, y frente a la interpretación unívoca que la ministra Díaz ofrece de las exigencias de la UE, no solo señalan la eventual existencia de situaciones de injusticia social a cuenta de la contratación temporal, sino que advierten de las debilidades que muestra la economía española. Díaz parece decidida a promover modificaciones legales que ciñan la causa de un contrato temporal al incremento ocasional e imprevisible de la actividad de la empresa, limite el plazo máximo de su vigencia a seis meses o a un año si así se contempla en el convenio sectorial, y acabe con la concatenación de contratos haciendo fijo al empleado que haya trabajado 24 meses en un período de 30. Sería exagerado suponer que ese 25% de contratos temporales que distingue a España responda en su totalidad a una utilización abusiva de la legislación laboral actual, dando por sentado que todos esos empleadores estarían en condiciones de prescindir de la temporalidad. Sería temerario pretender el fortalecimiento del tejido productivo español mediante cambios normativos en materia laboral, cuyos efectos reales podrían ser muy distintos al objetivo enunciado. El Gobierno debería renunciar a promulgar una reforma que persiga reducir la temporalidad sin la complicidad del sector empresarial.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE