Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"Bruselas insufla aliento a la economía española"

Avatar del undefinedDiario de Navarra13/05/2021
La Comisión Europea ha corregido al alza su previsión de febrero respecto a las perspectivas de crecimiento de la economía española, estimando que este año llegarán al 5,9%, y en 2022 alcanzarán un 6,8%. Nuestro país se situaría en porcentaje sobre su PIB a la cabeza de la reactivación europea. Pero porque ha sido el socio más afectado por la crisis del coronavirus, con un 10,8% de caída en 2020. Y recuperará el tono previo a la declaración de la pandemia más tarde que el resto de la Unión, aun adelantándose a finales de 2022.
Lo que también supondrá que las administraciones públicas deberán volver a la disciplina fiscal, suspendida temporalmente a causa de la crisis, para los Presupuestos de 2023. La mejora del pronóstico europeo sobre la economía española se basa en la recuperación de la actividad a medida que se generalice la vacunación y accedamos a los fondos europeos. La primera variable dependerá de que, junto a la paulatina inmunización, entre este mes y el siguiente no se produzcan episodios de contagio que comprometan la campaña turística estival. Al tiempo que corresponde a la Comisión Europea asegurar la transferencia de las ayudas que contempla en sus propias previsiones. Aunque esto último dependerá de que el Gobierno español ultime iniciativas de reforma y proyectos de inversión en sintonía con los requerimientos de la UE. Aspectos ambos en los que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no acaba de mostrarse claro y convincente, ni hacia dentro del país ni ante Bruselas. Sin embargo, España seguirá arrastrando tres sombras que dificultan el crecimiento. Un paro estructural que actúa como diferencial negativo respecto al resto de la Unión, y que supondría una tasa del 15,7% de desempleo como balance de 2021, y se situaría en el 14,4% el año que viene; un déficit público que se vería sensiblemente atenuado de cumplirse los pronósticos de crecimiento, pero que exigiría contención y ajustes en las cuentas de 2023; y una deuda pública que, en el mejor de los casos, bajaría al 116,9% del PIB al finalizar 2022. Por eso, el optimismo en las previsiones no puede alentar la autocomplacencia del Gobierno de Sánchez.
volver arriba

Activar Notificaciones