Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

Tributos, dudas e incertidumbre

Idoya Zabaleta
Idoya Zabaleta.
  • Idoya Zabaleta
Actualizada 23/02/2021 a las 18:17

En microeconomía estudiamos la teoría de la elección de los consumidores en situaciones de incertidumbre y riesgo. Ambas situaciones que a priori parecen similares, no lo son tanto ya que en el primer escenario -incertidumbre-, el resultado es desconocido y los agentes económicos no pueden asignar probabilidades a cada hecho.

 

En la situación de riesgo y sus posibles escenarios, sin embargo, se pueden cuantificar sus consecuencias a través de estimaciones a partir de hipótesis.

 

Quién toma decisiones sobre un hecho del que no se tiene información sobre experiencias pasadas ni expectativas sobre el futuro, se convierte en un ejercicio de suerte.

 

La Covid-19 nos ha traído un escenario en el que la protagonista es la incertidumbre. Nadie predijo una pandemia, ni tampoco que iba a tener olas sucesivas, ni que en menos de un año hubiera una vacuna, ni que se produjesen diversas mutaciones del virus SARS-CoV-2 o apareciesen variantes según la localización geográfica.

 

Nadie pudo prever, ni tan solo pensar, en la relación directa que una enfermedad que afectase a todo el planeta, podía tener efectos devastadores sobre la economía global. En alguna ocasión hemos escuchado “tenemos que elegir entre salud y economía”, y debemos considerar que esta sencilla aseveración evidencia una realidad: ¿Estamos sacrificando economía por salud? La respuesta a esta pregunta lo hubiese simplificado Samuelson, utilizando su conocido intercambio de cañones por mantequilla.

 

El premio nobel Joseph Stiglitz ha definido la economía como una ciencia social que estudia el modo en que eligen los individuos, las empresas, el Estado y otras entidades de nuestra sociedad, y el modo en que estas elecciones determinan la forma en la que ésta utiliza sus recursos. Economía y salud son esenciales para el ser humano, y no se pueden disociar.

 

El Estado, que es quién aprovisiona a la población de una parte importante del bienestar del que gozamos ha visto disminuir sus ingresos por tributos.

 

En España, el último informe publicado por la Agencia Española de Administración Tributaria (AEAT) muestra que los ingresos acumulados hasta noviembre de 2020 son un 9% inferiores a los recaudados en el mismo periodo de 2019. En Navarra, la Hacienda Foral sufrió un descenso de la recaudación líquida del aproximadamente el 8%.

 

Las diferentes administraciones tributarias han aprobado modificaciones para 2021 en las que, bajo la situación de incertidumbre, tratan de no modificar sustancialmente la presión fiscal a pesar de sus pérdidas en la recaudación.

 

La Ley Foral 21/2020, aprobada en el Parlamento de Navarra el 23 de diciembre de 2020, introduce las siguientes novedades:

En el ámbito del IRPF:

  • Exención para las prestaciones percibidas por los trabajadores de cooperativas en concepto de incapacidad permanente absoluta o Ingreso Mínimo Vital, becas, ayudas a transporte y determinadas ayudas para la Covid-19.
  • Supresión del régimen de estimación objetiva conocido con el nombre de módulos para el cálculo de los rendimientos de las actividades empresariales y profesionales.
  • Modificación de los límites de reducción en la base imponible, por aportaciones a sistemas de previsión social.

En este apartado se produjo una circunstancia inusual. Siete días después, el 30 de diciembre de 2020, se aprobó la Ley 11/2020, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021, que introdujo modificaciones que afectaban a las aportaciones a planes de pensiones, reduciendo el límite financiero a 2.000 euros y las aportaciones de los mayores de 50 años a 2000 euros (cuando en Navarra eran las había modificado a 5.000 euros).

 

Por tanto, la Ley Foral 21/2020 estableció límites mayores de los que permitía la Ley 11/2020 de ámbito estatal. A raíz de ello, se ha cuestionado, si Navarra no tiene plena autonomía en la legislación de sus tributos según la LORAFNA y el Convenio Económico vigente.

 

La regulación del funcionamiento de los planes de pensiones y de los límites financieros de las aportaciones a los mismos, es competencia estatal, según el Decreto Legislativo 1/2002 de la Ley de Regulación de Planes y Fondos de Pensiones. Y dicha ley resulta de aplicación en todo el territorio español, y por tanto a Navarra.

 

Así que Navarra debe modificar su límite de aportación para mayores de 50 años:

  • Supresión de la deducción de las cuotas del IAE
  • Imputación temporal de las ayudas públicas que reciben jóvenes agricultores.

 

En el ámbito del Impuesto de Sociedades:

  • Se introducen dos límites en la exención de dividendos.
  • Se regula el régimen transitorio par participaciones superiores a 20 millones de euros.
  • Se regulan las normas relativas a las sociedades extranjeras.
  • Se modifica el régimen de transparencia fiscal internacional.
  • Se modifica la deducción por inversiones en producciones cinematográficas y series audiovisuales y la deducción por creación de empleo.
  • Se elimina la deducción del IAE.

 

Adicionalmente, se introducen medidas de control tributario que van en la línea de adaptar los sistemas informáticos y electrónicos, a la integridad, conservación, accesibilidad, legibilidad, trazabilidad e inalterabilidad de los requisitos. En materia de plazos, se descuentan los tiempos de interrupción justificada como tiempo a excluir del cómputo del plazo de resolución de los procedimientos, y se obliga a informar sobre las monedas virtuales, como los Bitcoin, situadas en el extranjero.

 

En el resto de tributos:

  • Se crean algunos epígrafes nuevos en el IAE para la comercialización de los suministros de electricidad y gas.
  • Se excluyen de la base imponible del Impuesto sobre las Grandes Establecimientos Comerciales en 2021 la superficie ocupada por locales de hostelería. Se introducen algunas modificaciones entre las que destacan las bonificaciones aplicables al Impuesto sobre Bienes Inmuebles.
  • Por último, se establece una reducción en la cuota de los Tributos sobre el Juego por la explotación de máquinas recreativas.

 

En los tributos locales:

  • Se introduce una exención en el Impuestos de Actividades Económicas (IAE) a los sujetos pasivos con cifras de negocios inferiores a un millón de euros.
  • Se mejora el impuesto de vehículos de tracción mecánica para vehículos especiales para personas con discapacidad.
  • Se reduce el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y obras para obras de aprovechamiento energético.
  • Se modifica el valor de adquisición a efectos del Impuesto sobre el Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana y se actualizan sus coeficientes.
  • Se suprime el gravamen de los premios obtenidos en el juego del bingo. Establecimientos cerrados desde hace un año.

 

Dicho esto y parafraseando a William James “el primer paso para ser feliz es tomar decisiones”, nuestros legisladores han tomado decisiones en materia tributaria. Pero todas ellas prudentes, sin grandes cambios, porque nadie es capaz de tomar decisiones acertadas con incertidumbre. Con este panorama hemos iniciado un ejercicio fiscal complicado.

 

Idoya Zabaleta. Profesora de Economía de la Universidad Pública de Navarra


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE