Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

Un respiro para afrontar la cuesta de enero

Las diferentes administraciones parecen haberse puesto de acuerdo para que esta vez la cuesta de un enero distinto por las circustancias que vivimos resulte lo más tenue posible

Avatar del undefinedDiario de Navarra28/12/2020
El Banco de España anunció hace unos días que la inflación será negativa o nula en 2021, por lo que recomienda al Gobierno que revise su propia previsión de un crecimiento del 0,9%, que ha sido la utilizada para subir las pensiones, los sueldos de los funcionarios y, quizá, la que también se invoque si se decide subir el SMI. De cualquier modo, las distintas administraciones parecen haberse puesto de acuerdo para que la cuesta de enero sea este próximo año lo más tenue posible, dada la situación excepcional en que nos encontramos, no solo en el terreno sanitario sino también en el económico general, exhaustos todos tras casi un año de pandemia y con expectativas todavía confusas a pesar de la llegada de la vacuna y de las ayudas europeas. Uno de los gastos fijos de familias y empresas, el derivado del coste de la luz, se reducirá un 13% en cinco años después de que el Gobierno aprobase este mes de diciembre la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico para que las primas a las renovables salgan del recibo que pagan los consumidores y sean asumidas en parte por las energéticas que venden hidrocarburos, gas y luz. Si bien no puede descartarse que las energéticas repercutan dicho gasto en el precio de los combustibles (unos siete céntimos por litro). En el capítulo de los carburantes, ha desaparecido de los Presupuestos una subida de los impuestos directos al diésel, con que el Gobierno pretendía igualar su fiscalidad a la de la gasolina. Los automóviles en cambio experimentarán una subida significativa y lesiva para el sector, que no está en su mejor momento. Además, el 1 de enero entrará en vigor el nuevo protocolo europeo de emisiones WLTP, que supondrá que, a causa de un cambio en el sistema de medición de emisiones, el nuevo impuesto de matriculación será pagado por el 80% de los coches y no por el 35%. El precio de los peajes descenderá levemente. Y tampoco se moverán los precios de Aena y Renfe, con la particularidad de que en 2021 comenzarán a competir otras compañías low cost de alta velocidad ferroviaria. Por lo menos, los actores económicos y políticos han tenido cierta sensibilidad para no atribular todavía más a los vapuleados consumidores.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones