Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Editorial

La tensión política compromete el futuro

La aprobación de la sexta prórroga del estado de alarma reflejó el tono de confrontación en el debate parlamentario. La tensión entre el PSOE y el PP dificulta sentar bases sólidas para la reconstrucción

Editorial
Editorial
Editorial
  • Diario de Navarra
Actualizada 04/06/2020 a las 06:00

El tono de confrontación sigue aumentando en el debate parlamentario. La aprobación de la sexta prórroga del estado de alarma por el Congreso demostró de nuevo que las políticas partidarias están más interesadas en mantener sus pulsos particulares y en ampliar sus respectivos ámbitos de poder e influencia que en completar la desescalada y afrontar la reconstrucción de la manera más unitaria posible. El presidente Pedro Sánchez y el líder del primer grupo de la oposición, Pablo Casado, dejaron patentes no ya sus discrepancias, sino una incompatibilidad mutua que afecta a las relaciones entre las instituciones; precisamente cuando los gobiernos autonómicos se disponen a convertirse en autoridades únicas para el tránsito a la normalidad. Ambos evidenciaron su intención de hacer uso de las desavenencias para erosionar al adversario, en ningún caso para superarlas. El impacto sanitario, económico y social del covid-19 hacía suponer que la política española variaría de claves buscando consensos amplios y alianzas parlamentariamente sólidas. Pero lo ocurrido ayer confirma que el socialismo de Sánchez no tiene otra perspectiva que hacerse fuerte en la legislatura a partir de los apoyos que obtuvo para la investidura, y que el PP de Casado también carece de otro horizonte que esperar a que las cosas se le compliquen aún más al Gobierno en la esperanza de que se acorte la legislatura. La tensión entre ambas formaciones, en un ambiente encrespado por las invectivas entre Vox y Podemos y con el afloramiento constante de reclamaciones territoriales, compromete el final ordenado de la desescalada. Pero, sobre todo, la gestación de unas bases compartidas para la reconstrucción cuando la comisión correspondiente del Congreso debe presentar sus conclusiones en un mes. Una vez distribuidas las responsabilidades sobre el último tramo del desconfinamiento entre los presidentes autonómicos, todo indica que el Gobierno se apresta a asegurarse los apoyos para la tramitación de los Presupuestos de 2021. Como si pasando de página se disipara la falta de un entendimiento básico para hacer frente a las dificultades económicas y sociales, mientras los dos principales partidos se retan a diario.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE