Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

Ser positivo también es contagioso

No estamos preparados para aislarnos tanto tiempo sin sufrir dinámicas mentales que pueden impactar la rapidez y en la calidad de la recuperación

Avatar del undefined Eduardo López23/04/2020
Los cimientos del impresionante desarrollo de la Humanidad han sido la esperanza, la tecnología y la socialización. La esperanza de que el mañana será mejor que el hoy nos da fuerza, impulso e ilusión. La tecnología nos hace romper fronteras infranqueables y generar caminos que antes eran sueños. Y la socialización permite desarrollarnos como personas y acelerar la esperanza y la tecnología, extendiendo su impacto a más personas. Juntas, las tres, nos han hecho evolucionar y adaptarnos en un planeta precioso y lleno de oportunidades. No las perdamos de vista en esta crisis temporal del coronavirus o agravaremos sus efectos.
Enfrentamos una prueba dura, como es una pandemia global y, en paralelo, a un shock de oferta de bienes y servicios y otro de demanda de los mismos. Y tenemos dos ángulos que debemos superar. Uno es físico: es una enfermedad muy infecciosa que colapsa los sistemas sanitarios y provoca muertes. Las recetas son el aislamiento y extremar las medidas de protección; medidas cautelares que deben sumarse a la voluntad individual de cada uno de nosotros de mejorar nuestra inmunidad alimentándonos equilibrada y saludablemente. Debemos cuidarnos para poder cuidar el mundo que nos rodea, del que somos en parte responsables.
El otro ángulo, menos citado pero que probablemente acabará resultando clave, es el emocional. Quiero reflexionar sobre esta vertiente emocional, porque no solo es responsabilidad individual sino colectiva.
La receta del aislamiento, siendo técnicamente adecuada, esconde grandes retos sociales y físicos. El mundo se ha desarrollado por la esperanza, la tecnología y la socialización. No estamos preparados para aislarnos durante tanto tiempo sin sufrir dinámicas mentales que pueden impactar fuertemente en la rapidez y en la calidad de la recuperación social y económica de país, región y familias. Stress, ansiedad, falta de luz, miedo, inestabilidad, culpabilidad… están apareciendo. Ser conscientes de ello es básico para poder minimizarlo. No tengo la menor duda de que superaremos y aprenderemos de esta crisis. Pero permitidme que comparta tres pilares básicos para hacerlo: defender, promover y garantizar
Defender la unidad. El aislamiento no puede provocar la desunión. Y habrá voces en ese sentido en breve. Cerrar fronteras e intentar hacernos más pequeños temporalmente no debe consolidarse en el futuro, cuando todo esto pase. Unidad en la base familiar, en la base laboral y en la base regional y nacional. Y también unidad y apoyo de gobiernos, banca y sindicatos. Ellos deben transferir ayudas y pautas urgentes y masivas para facilitar la unión necesaria. El enemigo es común.
Promover el positivismo. El aislamiento y la avalancha de datos que nos inundan (80% con sesgos negativos) no puede devenir en tristeza y depresión; estas emociones negativas minan sustancialmente nuestro sistema inmunológico y nos hacen más vulnerables físicamente, agravando la pandemia y sus efectos. Vivimos una crisis grave, es cierto, pero no podemos contagiarnos emocionalmente como sociedad. La pandemia pasará, dejando efectos económicos y sociales. Y la clave está en la mente. Ser positivos también es contagioso… casi a tasas tan altas como el virus.
Garantizar el abastecimiento. El aislamiento no puede devenir en desabastecimiento de lo básico, porque desordenaría más el sistema. Servicios médicos, medicinas y alimentos. Como empresario del sector agroalimentario, quiero reconocer a nuestros empleados, más de 800 directos y otros 2.000 indirectos, y a todo nuestro sector agro regional (sector no deslocalizable por estar vinculado a tierra y regiones, aportando el 14% del PIB industrial) que están trabajando para proveer sin descanso alimentos a la población, adaptándose cada hora a los radicales cambios que surgen. Junto con sanitarios y fuerzas de seguridad, también merecen un enorme reconocimiento público por su esfuerzo. Cultivadores y trabajadores de industrias elaboradoras agroalimentarias aportan más del 80% del valor añadido que se comercializa en los super. Ellos son claves en esta crisis, y lo seguirán siendo. Ninguno de ellos puede detenerse porque trabajan para asegurar que el sistema social sigue adelante y no colapsa. Gracias infinitas.
Si la mayoría de nosotros vamos a tener que superar el virus, lo mejor será que nos pille unidos, positivos y bien alimentados. Es la mejor manera de permanecer fuertes y garantizar que el futuro sigue cargado de esperanza. Esa, y contar con la colaboración nítida y decidida de gobierno, banca y sindicatos, capitales claves para la supervivencia de miles de puestos de trabajo en nuestro sector.
Los empresarios y directivos agroalimentarios de nuestra Comunidad ya estamos preparados para el reto de alimentar y de crear empleos, pero necesitamos poder hacer efectiva esta colaboración sin demoras en un sector estratégico (comer es necesario), muy intensivo en mano de obra (+25.000 empleos), con un muy alto porcentaje de valor añadido generado (+80%) en zonas pequeñas de la propia región (no deslocalizables), con perspectivas de poder ser tractor económico y social en nuestras zonas, y con recorrido de internacionalización en una sociedad que valora cada vez más la calidad y la disponibilidad de vegetales de nuestra Región
Acabo con una cita de Salomón: “La mejor medicina es tener un ánimo gozoso”. Demos un paso adelante emocional. Ser positivo también es contagioso

Eduardo López Consejero Delegado Gvtarra-Grupo Riberebro
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora