Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
LA VENTANA

Graciosa

Pedro Charro.
Pedro Charro.
  • Pedro Charro Ayestarán
Actualizada 09/03/2020 a las 06:00

Desde el Mirador del Río miré a la pequeña isla llamada La Graciosa, una franja color albero sobre el mar transparente, su escaso caserío esquinado junto al puerto, casi toda ocupada por dos grandes montañas chatas que en tiempos erupcionaron; allí no crece nada, no hay un árbol ni una carretera que la recorra, apenas un camino de tierra, es un lugar de otro tiempo hecho para lagartos y piedras, un espacio soñado que evoca algo primitivo, desolado, como una vida frágil en medio de una naturaleza hostil, una de esas florecillas rojas que a veces se encuentran aquí junto a la lava y entonces recordé que sobre este lugar escribió Ignacio Aldecoa su última novela: 'Parte de una historia', que transcurre bajo un sol implacable y donde sopla siempre el viento, en la que retrata un ínfimo suceso en la vida de los pescadores, pero lo hace con unas palabras que parecen también pulidas por el sol y el aire, precisas para describir los acantilados de cinabrio y las hendijas de la ventana por la que entra la luz; un lenguaje que ahonda en las cosas como un pozo en la tierra y contiene la experiencia profunda de un hombre que anduvo por esta tierras canarias hace mucho tiempo, un vasco aficionado al boxeo -como el Gistau que se nos ha ido-, testigo de aquella vida elemental y dura que también aparece en sus otros libros, los que hablan del Gran Sol o de un gitano que huye empujado por el viento solano, o de un boxeador que quiere salir de la miseria llamado Young Sánchez, que enfrenta el dilema de ser fiel a sí mismo o escoger el camino del engaño, sobre la que se hizo una buena película, porque las novelas de Aldecoa son muy cinematográficas, son una sucesión de escenas esculpidas a golpes, sin adornos, un guión ya depurado a fondo, y siempre contienen algo que supera lo que se cuenta, como ocurre en esta 'Parte de una historia' donde se habla del naufragio de unos turistas de lejos que trastorna del todo a este lugar remoto, una metáfora del choque entre el mundo de siempre y la llegada de algo nuevo que lo amenaza, la perenne lucha por conservar intacta nuestra pequeña isla o el temor de ser barridos por el viento.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE