x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Enseñanza de calidad

15/02/2020 a las 06:00
  • Jesús Bodegas Frías
A+ A-

Un año más, al inicio de febrero el loco, nos encontramos inmersos en la campaña de prematriculación. Cientos de progenitores, fundamentalmente primerizos junto con aquellos que por muy diversos motivos desean cambiar a sus hijos de colegio, se enfrentan a la importante decisión de buscar y elegir un colegio para su prole. La oferta es tremenda: educación pública, publica-concertada (aunque algunos se empeñen en confundirnos, la educación concertada está dentro de la red pública, la diferencia principal es que hay un ideario - normalmente religioso, aunque lo hay también laico-, y en cuanto a la organización los profesores tienen más carga lectiva (25 horas semanales de clases frente a las 12-18 de los funcionarios y aspirantes contratados) y aproximadamente un 10% menos de salario) y privada (ésta debido a su precio es exclusiva de clases media altas, si queda alguien que se puede enmarcar en esta categoría, y altas). También se puede elegir entre educación mixta o de fomento segregada por sexo, que no por género.

A esto le añadimos el abecedario de modelos lingüísticos (A, B, D, G, PAI, espero no haberme olvidado ninguno). Y le sumamos si horario partido o continuo, sin olvidar los horarios laborales de los progenitores y posibilidad de conciliación, cercanía al hogar, u hogares si la custodia es compartida, transporte y la posibilidad de ayuda de los abuelos, extraescolares, comedor (si/no), …y la palabra mágica Calidad.
Como observamos hay una gran oferta educativa y la demanda disminuye por el descenso de la natalidad. Los distintos centros en sus campañas de captación presumen de sus premios o puntuaciones (400-500-600) a la “Excelencia” y Calidad.

Sin embargo, no es lo mismo calidad en la educación que educación de calidad. Recuerdo que el primer vino en España con calidad fue el de una conocida marca de tetrabrik, el vino tenía calidad, pero no era de calidad. Por ello y dado que mi trayectoria profesional se ha desarrollado principalmente implantando, implementando y sufriendo sistemas de aseguramiento de la calidad siempre me ha llamado la atención el asunto de la calidad en la enseñanza.

Los sistemas de calidad se basan en cumplir de entrada los mínimos requisitos legales, complementados con los requisitos del cliente y los requisitos que la empresa marca para diferenciarse del resto de competidores en sus productos o servicios. Los requisitos legales en el sistema educativo español, los marcan las distintas y sucesivas leyes que vienen y van con cada cambio de gobierno, siete desde 1970 desde la LGE a la LOMCE. Esta última marca el cumplimiento de unos mínimos en las siete competencias claves.

Aquí ya empezamos con un problema para alcanzar una Enseñanza de Calidad (lo escribo en mayúsculas) pues el principal objetivo es alcanzar el mínimo, y no dar el máximo en cada una de esas competencias. De manera que la exigencia es a la baja y no a alcanzar el concepto del “volkswagiano” vocablo alemán de anmutung traducible por gusto por intentar alcanzar la perfección.

El segundo punto es la paradoja que se da en la enseñanza en donde el cliente y la materia prima a transformar es el mismo sujeto. El alumno (o los padres de este por tenentes de su potestad, mientras es menor de edad) contratan el servicio de enseñanza, que no de educación, los padres deben ser los educadores; y a su vez el propio alumno es la materia prima que los formadores deben modelar para llegar al producto final.

Distinguir entre profesor del latín profiteor, que transmite conocimientos a sus alumnos, dentro de una institución educativa y los guía, motiva y ayuda en su formación y maestro del latín magister, concepto que va mucho más allá de la docencia y que sirve para designar a una figura revestida de cierta autoridad intelectual y moral, alguien al que se le reconoce una valía superior y que es digna de admiración.

En la Educación de Calidad el producto final debe ser una persona, diría más bien ciudadano, madura, responsable, con sentido crítico, educada y que muestre interés por la cultura y siempre dispuesta a aprender y superarse, conocedor de sus fortalezas y debilidades, de sus derechos y obligaciones. Al partir de una materia prima viva y cambiante en el tiempo y en cada aula es complejo el comparar cada producto (alumno/persona) en sí mismo y con los otros, así como la comparación entre lotes de producción distintos (clases del mismo curso y promociones de distintos años). Por eso a la hora de elaborar un buen panel de indicadores debemos tener en cuanta todo esto. Y no podemos limitarnos a que, para una mejora continua, el estándar sea el número de aprobados por curso y aula o la nota media.

Tengo amigos, compañeros de promoción y conocidos que se dedican a la enseñanza y que se quejan de que son mal vistos si tienen un número de suspensos determinados. Pues se pone en entredicho su valía como enseñantes o por el contrario se les tilda como excesivamente exigentes. La excelencia tampoco es tener unos medios materiales didácticos en las aulas de generación 4.0, aunque eso pueda ayudar y un currículo escolar exhaustivo. A veces menos, es más. La verdadera excelencia se alcanza con buenos motivadores que animen a dar a cada alumno lo mejor de ellos mismos en cada competencia. Maestros como Fernando Fernán Gómez en El lenguaje de las mariposas, Sidney Poitier en Rebelión en las aulas, Robin Willians en El Club de los poetas muertos, Glen Ford en Semilla de maldad, Charles Laughton en Esta tierra es mía.

Jesús Bodegas Frías
, licenciado en Ciencias Biológicas

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra