Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Con el mando en la mano

Inma Cuesta en Arde Madrid

Mikel Labastida.
Mikel Labastida.
Actualizada 10/12/2018 a las 06:00

'Arde Madrid' está realmente bien. Pero la que está verdaderamente bien es Inma Cuesta. Había a estas alturas pocas dudas sobre las dotes interpretativas de esta actriz, pero si a alguien le surgiese alguna que eche un vistazo a la serie de Movistar. Está soberbia en ese papel de criada que es enviada a la casa de Ava Gardner en Madrid para espiar las fiestas y reuniones que la estrella americana convocaba noche tras noche. Y ahí la vemos, con el gesto medio amargado, dejándose sorprender por todo lo que pasa en aquellas paredes y explorando facetas de sí misma que no conocía. Está de aplauso. Lo mismo cuando refunfuña con su marido de pega (Paco León), cuando regaña a la criada joven de la casa (Anna Castillo), al planificar un robo o al entregarse a los pecados de la carne...

Se confirma como uno de los grandes nombres de nuestro audiovisual y apuesto a que todos los premios a los que aspire por este trabajo se los llevará a casa. Era difícil pillar el punto para que el personaje no pareciese histriónico. Pero ella domina la contención, en el drama y la comedia.

Lo hemos visto en películas como 'La voz dormida', que nos dejaba sin palabras. O en 'La novia', donde sitúa a Lorca en el mejor de los lugares. Y en las cintas de humor '3 bodas de más' o 'Primos', en las que demuestra que no le duelen prendas para reírse de ella misma. Qué importante es eso. 'Arde Madrid' nos ha llevado a El Viso, que entre finales de los años 50 y comienzos de los 60 se convirtió en epicentro de la vida social en la capital madrileña. Lo ha hecho sin dejarse deslumbrar por la figura de Gardner ni por lo exótica que fue su presencia en una época oscura en este país. Se sabe burlar de lo que ocurrió en una España de pandereta a la que a menudo nos hemos aproximado en cine y televisión desde un modo más sombrío -no era para menos-. Pero León le ha dado la vuelta y ha hecho del enredo y el humor la mejor herramienta para retratar una etapa de represión afortunadamente superada. Y no podía tener mejor embajadora para esta trama que Inma Cuesta.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE