Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Con el mando en la mano

Glow

Mikel Labastida.
Mikel Labastida.
Actualizada 10/07/2017 a las 06:00

Cuando nadie se lo esperaba, Netflix lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a dar con la serie del verano -con permiso de 'Juego de Tronos', que juega (nunca mejor dicho) en otra liga-. Se trata de 'Glow'. Viva la purpurina. Título imposible por el que muy pocos daban (dábamos) un euro y ha terminado enganchando a todo el mundo. Se deja ver fácil y eso es un punto a favor. ¿De qué va? No se asusten. Un grupo de inadaptadas y unas cuantas actrices fracasadas se enrolan en el proyecto de crear una serie sobre luchadoras, una especie de 'Pressing Catch' femenino. Todas terminan allí porque no tienen dónde caerse muertas y, sin embargo, por extraño que parezca, esa producción les va a permitir encontrar su espacio. Primera lección: nuestro lugar aparece donde menos lo esperamos.

Un montón de situaciones entre divertidas y ridículas hacen que el espectador no tarde en empatizar y encariñarse con las protagonistas. Que se desarrolle en los años ochenta y eche mano de la moda y algunas canciones de la época también ayuda. Y el guion, ágil y fresco, la convierten en candidata perfecta para darse un atracón en dos días. ¿Qué mejor plan para un par de tardes tontas de verano? Marc Maron, que lo mismo escribe, que interpreta, que toca un instrumento, da vida al entrenador que reúne a todas las chicas, les motiva (a su manera) y les encuentra el papel más apropiado para lucirse. Segunda lección: hay que confiar en la bondad de los desconocidos. Entre las bravas púgiles está Alison Brie, a los que muchos conocerán porque fue la mujer de Pete Campbell en 'Mad Men'. Y también estuvo en 'Community'. En 'Glow' la encontramos en un papel casi irreconocible, arrastrándose por una oportunidad, por un minuto de gloria. Tercera lección: la dignidad está bien, pero de vez en cuando conviene aparcarla. Y luego está Betty Gilpin, que destacó en 'Nurse Jackie' y aquí vuelve a hacer gala de una gran vis cómica. Posiblemente esta serie de Netflix no pase a la posteridad ni sea estudiada por su complejidad, pero qué gusto da encontrarse de vez en cuando con un producto tan bien hecho y tan entretenido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE