Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
OPINIÓN

Mujer o instrumento o adivinanza

Hoy vamos a jugar a las adivinanzas

Isabel González
Isabel González
Actualizada 03/12/2016 a las 06:00

Hoy vamos a jugar a las adivinanzas.

Adivinanza uno: "Se trata de algo ajeno en comparación con la nariz, pero natural comparado con los caniches verdes. Un objeto francamente útil respecto a los jarrones de tulipanes, pero no tanto respecto a la llave inglesa. Suele estar encima de la mesa aunque no tanto como las patas debajo. Afilado junto al algodón, inocente junto al revólver".

¿Lo han adivinado?

Adivinanza dos: "Mujer de Octavio Paz, amante de Bioy Casares, inspiradora de García Márquez y admirada por Borges".

¿Lo han adivinado?

Yo no. Porque la verdad, es difícil definir las cosas por lo que no son.

El once de diciembre de este año se cumple el centenario del nacimiento de la escritora mexicana Elena Garro. La escritora que creó el realismo mágico con su novela 'Los recuerdos del porvenir', y que renegó posteriormente de él por considerarlo una etiqueta mercantilista. Autora de una docena de novelas y luchadora, católica y aristocrática de origen, por los derechos de los indígenas y por la libertad de la mujer, ésta fue, al menos un poco, Elena Garro. Y ésta es la respuesta a la segunda adivinanza, que no es una adivinanza sino la frase promocional que la editorial Drácena ha tenido que retirar de todas las fajas de su novela 'Reencuentro de personajes'. Una frase que el público ha considerado misógina.

Por supuesto que Elena Garro fue esposa de Octavio Paz, etc. Pero eso no la define a ella. Ella no creó esa novela gracias a su condición de esposa, amante y musa. Ella la escribió y además, de maravilla.

Algunas críticas retan a que alguien encuentre un libro escrito por un hombre con la misma promoción 'femenina'.  Por supuesto, no es posible. Es lógico. Ellos son los famosos. ¿Pero por qué son ellos los reconocidos? Afortunadamente, un feminista, como así se define Javier Marías, nos saca de dudas. Marías dice que el trabajo es cuantificable, pero que el arte depende del azar. Y azarosamente, sin tener en cuenta los contextos sociales, económicos y morales, las mujeres no hemos sido tan brillantes. ¿Que por qué la autora de 'Memorias de África', Karen Blixen firmaba con el nombre masculino Isak Dinesen? A saber.

Incluso, si buscamos más argumentos, podemos escuchar declaraciones magistrales en el congreso 'Mujeres a contracorriente' protagonizadas por tres hombres y una mujer, entre ellos, el alcalde de Alcorcón. "Quien educa a un hombre, educa a una persona, pero quien educa a una mujer, educa a una familia", dicen. En definitiva, que las mujeres, no son personas sino en relación a su familia. A los otros.  Se pueden establecer tantos paralelismos. Por favor, las mujeres somos personas. A veces hay que empezar de tan abajo. Escribimos o no escribimos, tenemos familia o no tenemos. Pero no nos definimos en relación a los hombres. No somos un instrumento respecto a ellos. No nos pueden violar cinco tipos en las fiestas de San Fermín. Aunque no sé. Voy a pensarlo. Quizá se pueda incluir 'mujer violada' como frase promocional.

Los instrumentos y las personas se definen por lo que hacen, por lo que son. No, en relación a factores externos.

Adivinanza uno: "Utensilio para pinchar o recoger los alimentos sólidos y llevarlos a la boca que consiste en un mango con tres o cuatro púas iguales en uno de sus extremos".

¿Así más claro, no?

Tenedor.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE